miércoles, 14 de mayo de 2014

Caso Harkat: Corte Suprema de Canadá declara constitucional los “certificados de seguridad”

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Mohamed Harket

La Corte Suprema de Canadá declaró como consitucional las reformas a los llamados “certificados de seguridad”, una herramienta legal para acusar e incluso deportar a ciudadanos acusados de terrorismo.

El máximo tribunal del país se pronunció este miércoles sobre el caso de Mohamed Harkat, un argelino de 45 años quien tiene más de una década involucrado en un problema legal que finalmente lo llevaría a ser deportado.

Harkat llegó al país a finales de los 90 con un pasaporte falso y solicitó refugio. En diciembre de 2002 fue arrestado por el Gobierno Federal bajo sospechas de que era un agente que trabajaba para Al Qaeda.

Desde entonces Canadá ha intentado deportar a Harkat, para lo que se valió de un certificado de seguridad, una herramienta legal para poder acusar a los extranjeros que sean vinculados con actos u organizaciones terroristas.

Pero el argelino y sus abogados alegaron que el proceso era inconstitucional, pues violaba sus derechos individuales a un juicio justo. Harkat alega que no tuvo acceso a toda la información del caso, por lo que no podía defenderse.

De igual forma, sus abogados acusaron a la Policía Montada de haber destruido varias grabaciones que las autoridades utilizaron como prueba.

El caso llegó por primera vez a la Corte Suprema en 2007 y el máximo tribunal sí admitió que no existía un equilibrio en la aplicación de estas herramientas legales, por lo que el Gobierno de Stephen Harper tuvo que modificar las leyes y crear nuevos parámetros para emitir estos certificados de seguridad.

Sin embargo, Harket siguió luchando, pues seguía considerando esta herramienta como inconstitucional. Pero en el fallo de este miércoles, la corte considera que el proceso prevé un equilibrio entre lo estipulado en la Ley de Derechos de la Persona de Canadá y el derecho del país a defender su seguridad.

Esto abre la puerta a que Harket sea finalmente deportado a Argelia, lugar donde dice podría ser víctima de tortura. El hombre de 45 años, quien vive en Ottawa junto a su esposa, ha negado siempre tener vínculos con Al Qaeda.

El año pasado finalmente le fue quitado el brazalete de seguridad que tenía que llevar en todo momento para poder ser localizado. Si bien tiene ciertas libertades, no puede viajar fuera de Canadá y tiene que presentarse regularmente ante las autoridades.

Otras dos personas, los egipcios Mahmoud Jaballah y Mohamed Mahjoud, podrían ser deportados en el futuro luego del precedente impuesto por la Corte Suprema este miércoles. Ambos enfrentan procesos basados en certificados de seguridad similares.

Foto: YouTube