lunes, 19 de mayo de 2014

Libia sumida en el caos. Un fin de semana sangriento durante un intento de golpe de Estado

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

milicias-y-soldados-libios-intentan-un-golpe-de-estado

Tras dos años y medio de la desaparición física del dictador Muamar el Gadafi, todavía Libia no logra la estabilidad política.

La primavera libia dejó muchos grupos fuertemente armados, que se resisten a desarmarse, además de numerosos cuadros en el Ejercito que se consideran dignos de un destacado sitial en el ejercicio del poder.

Precisamente este fin de semana hubo un ataque de militares y milicias armadas contra la ciudad de Bengasi y contra la sede del Parlamento libio en Trípoli, en un intento de golpe de Estado. La situación aún no ha sido controlada del todo, aunque una relativa calma ha vuelto a la capital, Trípoli.

Mientras tanto, ya van 72 muertos y 208 heridos.

Los ataques, primero a la ciudad de Bengasi, y luego al parlamento, fueron perpetrados por militares golpistas y por miembros de las milicias armadas de Al Qaqaa y Al Sawaeq.

A la cabeza de esta asonada aparece el general retirado Jalifa Hafter, ya conocido porque en febrero de este año ya se alzó contra el régimen. Hafter dio una rueda de prensa ayer en Abyar, al este de Bengasi.

general-jalifa-hafter

Por su parte, Mojtar Fernana, jefe de la policía militar de Trípoli, fue quien apareció en televisión para denunciar los ataque al parlamento. Dijo que el grupo de Jalifa Hifter intentaba establecer «una Comisión para redactar una nueva Constitución y que tomaría en sus manos las tareas legislativas».

Las dos milicias Al Qaqaa y Al Sawaeq, que participaron en el asalto tanto en Bengasi como al parlamento, provienen de la región de Zintán y son contrarios a la corriente islamista que domina actualmente el parlamento libio.

Entre las quejas de los insurgentes está el hecho que los parlamentarios vienen constantemente desechando cualquier propuesta de convocar a elecciones, con el fin de perpetuar el periodo de transición política que gobierna y legisla en Libia, desde la caída de Gadafi.

Aunque los alzados se retiraron del parlamento, y se replegaron hacia el aeropuerto, aún permanecen atrincherados en varios lugares.

El gobierno les ha pedio que depongan las armas y entren en un proceso de negociación.

Fotos: Captura pantalla – Youtube / El País