miércoles, 28 de mayo de 2014

El gobierno de Maduro acusa de «magnicidio» a María Corina Machado y a otros dirigentes opositores

Publicado en:
Entre Fronteras
Por:
Temas:

regimen-de-maduro-denuncia-plan-de-magnicidio-y-golpe-de-estado

Habiendo llegado el 19 de abril pasado al primer año del gobierno de Nicolás Maduro y a los más de 15 de gobierno chavista en Venezuela, el régimen sigue sintiéndose amenazado.

A lo largo de su existencia y con todos los poderes a su favor, el chavismo, de manera real o ficticia ha denunciado numerosos planes golpistas, de magnicidio y hasta de invasiones extranjeras.

Hace algunos días la administración de Maduro anunció otro intento desestabilizador, involucrando a militares y civiles.

Hoy, el alto mando político del actual chavismo, -Jorge Rodríguez, Diosdado Cabello, Cilia Flores y Jorge Arreaza- presentó las supuestas «pruebas» de un plan de magnicidio y golpe de Estado, según la información del diario El Universal de Caracas.

Dichas pruebas apuntan como responsables de estos atentados a la estabilidad democrática, a la defenestrada diputada María Corina Machado. De ella, los dirigentes chavistas presentaron varios correos electrónicos dirigidos al constitucionalista Gustavo Tarre, y en los cuales Machado se queja de la «inacción» de algunos diputados por su destitución; y le aseguraba a Tarre que va a luchar hasta que el gobierno se vaya y además para «cumplirle a quienes apoyan desde el exterior» (sic).

La acusación también se extiende al exgobernador de Carabobo, Henrique Salas Romer, a Diego Arria, antaño alcalde de Caracas e incluso involucra al embajador de EEUU en Colombia, Kevin Whitaker. Todos ellos están vinculados con los citados correos de Machado, quien estaría a la cabeza de la «desestabilización».

Jorge Rodríguez, receloso que las denuncias que acababan de hacer no vayan a ser creídas, se adelanto a decir:

«No faltará quien intente desvirtuar las denuncias que hoy hacemos».

II.

¿Qué vendrá, ahora?

Supuestamente tras esta acusación, vendrán los subsiguientes procedimientos legales contra los acusados, quienes podrían terminar en la cárcel, al lado de otros tantos presos políticos, acopiados desde Hugo Chávez hasta Nicolás Maduro.

Hablando de presos, merece mencionarse a Iván Simonovis, el preso ícono del chavismo, por los sucesos de abril del 2002, que para algunos sí fue un verdadero golpe de Estado (cuando Chávez dejó de ser presidente por algunas horas) y para otros no fue golpe, ya que el presidente renunció (y la renuncia le fue aceptada, como lo informara al país, el ministro de Defensa, el general Lucas Rincón).

Simonovis inició ayer una huelga de hambre en su calabozo, cansado de esperar el beneplácito de una medida de amnistía -ya negada en otras oportunidades-, que por razones humanitarias lo ha pedido, como lo han pedido organismos de derechos humanos.

Desde hace bastante tiempo la salud de Simonovis se viene deteriorando y su estado es delicado. Sin duda una huelga de hambre podría quebrantarlo aún más y hasta poner en peligro su vida.

Nota: Al terminar esta crónica, desde los Estados Unidos se anunciaba la aprobación de sanciones por parte de la Cámara de Representantes, contra funcionarios de la actual administración de Venezuela. Leer aquí.

Foto:  Captura de YouTube