lunes, 2 de junio de 2014

La hora ha llegado para Felipe de España, tras una vida educado para reinar

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

felipe-de-espana

Como lo fue su padre, el príncipe Felipe fue educado y preparado para ser rey. Hoy es su oportunidad. El rey Juan Carlos, en un gesto muy digno, renunció, para dar paso a la nueva generación.

Como en casi todas las familias reales, los nombres de sus miembros, son largos y rimbombantes, a diferencia del común de los mortales.

Felipe nació el 30 de enero de 1968 en Madrid, España, bajo el largo nombre de Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón y Grecia.

Felipe, por el rey de España, Felipe V, que gobernó en los años 1700. Fue el último descendiente de la Casa de Austria y el primer rey de España, de la Casa de Borbón, que viene a ser la rama paterna de la actual monarquía española.

La rama materna deviene del rey Pablo I de Grecia, soberano de Grecia, entre 1947 y 1964. De allí que el nombre de Pablo forme parte también del nombre de Felipe.

El rey Pablo de Grecia tuvo tres hijos: Sofía, quien es la madre del príncipe Felipe; Constantino, esposo de la princesa Ana María de Dinamarca; e Irene, actual princesa de Grecia y Dinamarca.

Para no perdernos en esta maraña ancestral, lo dejaremos hasta aquí. Pero con esto queremos señalar el amplio abolengo real del príncipe Felipe.

Los primeros años de Felipe estuvieron marcados por un cierto ostracismo de la familia real española. Eran los tiempos de la dictadura de Francisco Franco. Vivían entonces en las afueras, en los inmensos terrenos del monte del Pardo, hoy en día integrado y considerado como el bosque mediterráneo más importante de la comunidad madrileña.

Entonces, la familia recibía pocas visitas y el tiempo transcurría en la preparación de Juan Carlos, quien bajo la égida de Franco, estaba destinado a sucederle. Así ocurrió en 1975, cuando Juan Carlos asume como rey de España; y ese mismo año Felipe fue declarado Príncipe de Asturias, heredero de la corona española.

En 1986, a los 18 años, el Príncipe de Asturias jura lealtad a la Constitución y al Rey, en el hemiciclo del Congreso español. Felipe sorprendió gratamente a los presentes, porque llegó al acto vestido de civil y no como juró su padre, en su momento, vestido con el uniforme de la Academia Militar.

El príncipe Felipe ha recibido una educación sólida y ha sido modelado en los buenos modales. Cuando uno lo observa y los diversos testimonios lo afirman, se aprecia un hombre visiblemente maduro, a sus 46 años, equilibrado, atento y cordial, aunque tal vez excesivamente mesurado.

Una encuesta realizada hace algunos meses, arrojaba una envidiable popularidad del príncipe de Asturias. El 70 % de los españoles lo respaldaba como rey, en reemplazo de su padre Juan Carlos.

No así, sin embargo, con respecto a  Letizia Ortiz Rocasolano, la esposa de Felipe desde el 22 de mayo del 2004 y futura reina. La gente la juzgaba un tanto ceñuda, molesta, aburrida, y a veces ausente. Se le ha visto excesivamente delgada. Eso sí, ninguna queja sobre su belleza y su garbo, que es inmanente a la pareja principesca.

Se corría la voces que Felipe y Letizia estaban pasando por un mal momento, como pareja; hasta se hablaba de separación.

Los nuevos vientos ahora los empujan -a ambos- a nuevos retos y horizontes. Deberán alzarse sobre sus propias debilidades y poner en prueba sus grandes capacidades.

Si bien en España, como en casi todas las monarquías constitucionales, el rey reina pero no gobierna; su presencia -sin duda discutida por muchos- otorga a la sociedad el equilibrio del poder que otras sociedades, aparentemente más democráticas, no han podido superar.

Foto: Youtube