lunes, 2 de junio de 2014

Me están demandando ¿Y ahora qué hago? (tres recomendaciones para enfrentar una demanda)

Publicado en:
Lente jurídico
Por:
Temas:

demanda legal en Quebec Qué hacer

Siempre es mejor evitar estar en la posición de tener que hacer frente a una demanda legal. Para ello la prevención es clave. En otro momento comentaremos sobre algunas medidas de prevención sencillas que están al alcance de todos.

Sin embargo, cuando el problema se presenta y la realidad de una demanda legal se impone, es muy importante reaccionar y actuar de una manera apropiada para proteger sus derechos e intereses.

Por lo general, quienes somos de origen latinoamericano no estamos acostumbrados a la efectividad y la rapidez con que puede funcionar la justicia en Canadá. Nuestra propensión natural a la informalidad y a la espontaneidad en el trato con los demás, así como nuestra tendencia a relativizar la importancia de las leyes y del sistema de justicia en general, pueden conducirnos a cometer errores costosos. Por otra parte, el poco dominio del francés o del inglés y la complejidad del sistema jurídico en sí mismo tampoco ayudan.

¿Mi consejo? He aquí mis tres recomendaciones de oro para enfrentar una demanda legal:

#1. Tómelo en serio

Una demanda legal es cosa seria. No es juego. Si el asunto pasa a mayores, usted puede perder su casa, su automóvil, sus muebles, su empresa, su reputación, su historial de crédito, etc.

Puede ser que la demanda comience con una simple carta firmada por el demandante, o bien con una carta de abogado. En cualquiera de los casos, es lo mismo. La carta de abogado es sin duda signo de un reclamo más formal. Pero los escritos más sencillos, incluso los emails, no son menos importantes. Por lo general esta correspondencia extrajudicial contiene requerimientos concretos (pagar, aclarar, hacer o no hacer) e impone plazos para responder. No tome estos requerimientos a la ligera.

Si la demanda ya se introdujo en tribunales, tómelo aún más en serio. No importa si el escrito se lo notificó personalmente un alguacil (huissier), si se lo dejaron por debajo de la puerta, si le llegó por email, etc. Las notificaciones judiciales en Quebec pueden hacerse de muchas maneras; no se ponga usted a sacar conclusiones sobre si fue válida o no. Aquí no es como en Venezuela, en Colombia, en Perú o en la Argentina.

El plazo de comparecencia en las demandas civiles es por lo general de 10 días. Para actuaciones urgentes, el plazo puede ser de apenas dos días. Si el demandado no se presenta, el tribunal podría juzgar el caso sin oír su versión.

#2. Tenga mucho cuidado con lo que dice, escribe o hace

Cuando reciba una demanda legal, por favor no llame al demandante para hablar con él o ella, ni le escriba, ni le envíe documentos, ni le haga llegar mensajitos con amigos o conocidos, etc. Al menos no lo haga sin antes medir y calcular fríamente las consecuencias.

Todo lo que usted diga, escribe o haga podrá ser usado por el demandante a su favor. En resumen: no improvise. Recuerde que usted no es abogado (y si lo es en su país de origen, tenga en cuenta que aquí no es igual).

Tampoco comente o hable del asunto a los cuatro vientos. No diga nada a sus conocidos, amigos, colegas de trabajo y ¡mucho menos en Facebook!  Uno nunca sabe en quién puede confiar. Y si hay varias personas afectadas por el asunto, cada quien terminará velando por sus propios intereses.

Por favor absténgase también de hablar mal o hacer comentarios sobre el demandante o, peor aún, de hacerle “publicidad” a tales comentarios. No empeore las cosas dando pie a reproches de difamación.

No desafíe al demandante, por ejemplo acentuando o persistiendo comportamientos reprochables. No le llame o escriba diciéndole que “vaya a lavarse ese paltó”. Decirle al demandante que usted no tiene intención de cumplir con lo que le está pidiendo puede acarrear consecuencias legales importantes.

Tampoco se vaya de “vivo” y empiece a vender propiedades, a esconderse, etc. Eso no vale de nada y más bien le atraerá alegatos de mala fe que lo dejarán muy mal parado frente al juez.

Por sobre todas las cosas, nunca amenace a la contraparte con hacerle algo, con denunciarlo a alguna autoridad o con usar alguna información “delicada” que usted conoce sobre él o ella. Esas amenazas podrían ser consideradas delitos criminales y, créame, usted no quiere que el asunto pase a ese terreno.

#3. Sea diligente

Finalmente, sea diligente.

En el contexto de un pleito legal en Quebec (y en Canadá en general), es importantísimo comportarse de buena fe, tomar en serio los asuntos que merecen seriedad (una demanda legal es uno de ellos) y actuar de manera diligente y cuidadosa, como lo haría una persona razonable (según lo que el derecho en Canadá entiende como una persona razonable).

Independiente del mérito de su caso y de sus derechos, el comportamiento de una persona frente a su contraparte contará mucho a los ojos del juez. Si usted deja cartas sin responder, se esconde, ignora plazos, se muestra desafiante, inventa cuentos o se hace el “vivo” para eludir responsabilidades y obligaciones, y esto llega a oídos del juez, créame que no le irá bien.

A riesgo de parecer convenenciero, la mejor medida de diligencia en caso de ser demandado legalmente es ir a ver a un abogado. Y hacerlo pronto, no dejarlo para cuando ya es demasiado tarde.

Un abogado es un profesional que sabrá aconsejarle sobre qué hacer en caso de litigio para que sus derechos e intereses queden protegidos en la mayor medida posible. El abogado podrá darle un consejo objetivo sobre sus derechos y obligaciones, sobre sus riesgos, los costos potenciales y sobre la mejor estrategia a seguir para lograr una solución.

La mayoría de las veces, la mejor solución para un pleito legal es un acuerdo negociado. Un abogado podrá ayudarlo a negociar ese acuerdo y a tomar las medidas necesarias para que la negociación se realice en las mejores condiciones posibles para usted.

El contenido de este blog y los conceptos y pareceres expresados por su autor (incluyendo las respuestas a las preguntas de los comentaristas) sólo se refieren a problemas o cuestiones de carácter general, tienen una finalidad puramente informativa y no constituyen opinión ni consejo jurídico ni pueden dan lugar al nacimiento de una relación profesional abogado-cliente.

Para más información sobre los temas tratados en este blog o sobre nuestros servicios legales, llámenos al 514 907-3231 (ext. 101), escríbanos a orodriguez@wmr-law.com, o a través de la GuíaNM.

Foto: Flickr / SalFalko (CC)