martes, 10 de junio de 2014

Declaración de impuestos como trabajadores autónomos: Algunos puntos importantes a tener en cuenta

Publicado en:
Optimizar para ganar
Por:
Temas:

Impuestos trabajadores autónomos Quebec Canadá

Si realizamos un trabajo profesional o comercial en forma independiente sin llegar a estar incorporados, tenemos que reportar nuestros ingresos y gastos como trabajadores autónomos. Cuándo y cómo se reportan esos ingresos, cuándo se pagan los impuestos, así como qué tipo de gastos podemos deducir, son algunos de los puntos que explicaremos en el presente post.

Para comenzar, los trabajadores autónomos deben reportar los ingresos de su actividad junto a su declaración de impuestos personales. Básicamente, deben llevar una contabilidad de los ingresos y los gastos que generan a lo largo del año calendario y reportar los mismos antes del 15 de junio del año siguiente (o el primer día hábil de caer el 15 fin de semana o día festivo). Sin embargo, en caso de haber un saldo de impuesto a pagar, el vencimiento para efectuar el pago es el 30 de abril del año siguiente.

Como regla general, se pueden deducir todos los gastos relacionados con la actividad y necesarios para generar los ingresos.

Algunos ejemplos de gastos deducibles son la publicidad, gastos de apertura de la empresa, licencias, membrecías, subscripciones, cursos de capacitación relacionados con la actividad, gastos de oficina, teléfono, honorarios profesionales, amortización por la compra de bienes de capital, reparaciones y mantenimiento, gastos de la oficina en la casa, gastos de desplazamiento, entre otros.

Ciertos gastos pueden deducirse en su totalidad. Sin embargo, algunos otros deben ser prorrateados. Por ejemplo, si el trabajador autónomo utiliza su propio domicilio para trabajar o recibir clientes, hay ciertos gastos que podrá deducir. La regla a seguir es aplicar los gastos a la proporción del domicilio que se utiliza para desarrollar la actividad. Es decir,  si por ejemplo el espacio que utiliza el trabajador autónomo para su actividad es del 20% del total de su domicilio, entonces podrá deducir el 20% de ciertos gastos. Algunos de ellos son: electricidad, seguro, mantenimiento (siempre y cuando se haya realizado en el espacio que se usa para trabajar), arrendamiento, interés de la hipoteca, impuestos municipales y escolares, etc.

Sucede de manera similar para el caso de los gastos de automóvil, ya que si el trabajador autónomo utiliza su propio auto en forma personal y para su trabajo independiente, va a poder deducir de su declaración de impuestos los gastos en proporción a los kilómetros que lo utilizó para su actividad. Lo que requiere el gobierno en este caso para demostrar que el vehículo se utiliza para fines comerciales es llevar un registro exacto de todos los desplazamientos efectuados en el año, precisando para cada desplazamiento el destino, la razón y la distancia recorrida. Entre los gastos de automóvil admisibles se encuentran los siguientes: gasolina, seguro, intereses para financiar la compra, alquiler, amortización, licencia y registración, mantenimiento, etc.

A la hora de mandar las declaraciones a los gobiernos no es necesario adjuntar ningún comprobante que sustente los montos que allí se incluyen. Sin embargo, hay que guardar toda la documentación durante seis años ya que el gobierno la puede llegar a solicitar más adelante.

Esta fue una presentación general de puntos importantes a tener en cuenta a la hora de hacer una declaración de impuestos como trabajadores autónomos. Para mayor información, no duden en informarse con su contador para discutir en detalle sobre su situación particular.

Por cualquier consulta no duden en escribirnos: Mariana García mgarcia@mg-rs.com (514) 885-7129 / Romina Szulsztein rszulsztein@mg-rs.com  (514) 622-7006, o a través de la Guía NM.

Foto: Flickr / Dave Dugdale (CC)