lunes, 16 de junio de 2014

Dési y Dino Bouterse, los “emblemas” de Surinam

Publicado en:
Blogs
Por:
Temas:

presidente de Surinam Mundial Brasil 2014

Considerado uno de los hombres más ricos de su país, el militar Désire Delano Bouterse regresó a la presidencia de Surinam merced a diversas alianzas políticas.

Ferviente admirador del Che Guevara, en 1980 y en 1990, encabezó dos golpes de Estado. Fue presidente de facto en 1980 y en 1982.

En 2010, para montar su retorno a la primera magistratura, no dudó en aliarse con sus antiguos enemigos.

Durante años y sin ser presidente, dirigió desde las sombras, directa o indirectamente, el destino de la nación tropical.

Tiene causas judiciales abiertas. En 1999, por caso, el gobierno holandés lo juzgó en ausencia por el asesinato de 15 personas ocurrido en 1982 y por tráfico de cocaína. Fue condenado a prisión, que eludió al no moverse de Surinam hasta que en 2010 logró la primera magistratura.

La grave crisis económica que atravesaba su país le jugó a favor para apuntalar y conquistar la presidencia.

Finalmente, en 2012, consiguió el indulto del parlamento surinamés aunque aún lo aguardan en los tribunales de los Países Bajos.

En diciembre último, se sospechó que si asistía al sepelio de Nelson Mandela, en Sudáfrica, podría ser arrestado aunque esto no ocurrió.

Como si fuera poco, en agosto de 2013, recibió la presidencia pro tempore de la Unasur.

Simpatizante de políticos como Hugo Chávez, este año se reunió, entre otros, con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y con el vicepresidente argentino, Amado Boudou.

En tanto, su hijo Dino no se queda atrás. En 2013, fue arrestado en Panamá y extraditado a los Estados Unidos en donde está acusado de conspirar para establecer un campamento terrorista de Hezbollah en Surinam.

Previamente, había sido condenado por tráfico de drogas y de armas.

A Désire se lo vio el jueves último en la ciudad brasileña de São Paulo, en la apertura del Mundial de fútbol.

Twitter – @hernanhaines

Foto: Presidencia de la Nación Argentina