martes, 24 de junio de 2014

Sobre la St-Jean, la Fête Nationale du Quebec y la politización de la historia

Publicado en:
514 Ideas
Por:
Temas:

Bandera Quebec

Quebec celebra hoy su día. Su fiesta nacional, aunque muchos no entiendan el mote de “nacional” ni tampoco comprenden cómo se llegó a ese punto basado en una fiesta que era netamente religiosa.

El 24 de junio en Quebec se convierte, entonces, en otro episodio en el que el intento de proteger una cultura termina decantando en una mutación erronea de la historia.

¿St-Jean o Fête Nationale?

Muchos conocen lo que significa el 24 de junio, no sólo en Canadá sino en todo el mundo católico. La fiesta pagana del sol, vinculada al solsticio de verano, fue posteriormente vinculada a Juan el Bautista por medio de la iglesia.

Así se convirtió en una fecha importante para los católicos, incluidos los colonos franceses que llegaron a lo que hoy es Canadá.

Contrario a lo que se pensaría, la St-Jean sobrevivió a ese choque anglo-franco que tanto ha marcado la historia del país. De hecho, varios historiadores han escrito que el 24 de junio de 1834 fue una fecha clave en esta celebración, pues francófonos y anglófonos del Bajo Canadá se reunieron en Montreal para celebrar esta fecha. Ahí se cantó por primera vez el Ô Canada, conocido hoy como el himno nacional canadiense.

En 1908 el papa Pío IX nombró a San Juan Bautista como el patrón de todos los franco-canadienses. De todos, desde el Atlántico hasta el Pacífico.

De la mano con la tradición católica, la St-Jean se fue asentando en la memoria colectiva y a pesar de las diferencias y las luchas sociales de inicios del siglo XX, la fiesta se llevaba en paz, para celebrar la cultura francófona de Canadá.

La politización de la historia

Llegó la Revolución Tranquila, llegó el PQ y el movimiento independentista. Y así llegó también una deformación de la fiesta que se celebra hoy.

En la memoria quedó grabado el incidente de Pierre Trudeau durante las celebraciones de 1968, cuando fue atacado por militantes independentistas. El Primer Ministro los retó y se negó a moverse.

Para muchos, esto fue más leña al fuego soberanista, aunque para otros fue una clara evidencia de que un quebequense como Trudeau podría levantarse y defender a su país (Canadá) sin olvidar a su provincia (Quebec).

Luego vino Rene Levesque y declaró en 1977 que el 24 de junio pasaría a llamarse la Fête Nationale du Québec, a pesar de que no está vinculada a ningún hecho historico que marcara el nacimiento de la provincia. La excusa era celebrar el hecho de ser québécois.

Una celebración contraproducente

¿Qué es hoy la St-Jean? En los últimos 30 años se convirtió en una fiesta que el movimiento independentista ha intentado apropiarse con fines políticos pero bajo el argumento de defender y promover la cultura francófona de la región.

Sin embargo, se deja de lado al resto de los franco-canadienses, esos que hoy celebran en Manitoba, o en Ottawa y otras partes de Ontario o en Nuevo Brunswick. No, es la fiesta de Quebec, no del resto.

En 2014 muchos celebran al Quebec que se quitó el yugo de la iglesia católica y el que muchos sueñan se convertirá en una república algún día. Pero lo hacen ondeando la fleurdelisée, una bandera hecha en base a un símbolo católico y otro de la realeza francesa.

En 2014 muchos dicen celebrar la Fête Nationale y no la St-Jean, porque se trata de celebrar a Quebec, su idiosincrasia, su amor por la igualdad y las oportunidades para todos. Pero muchos de ese grupo lo hacen con un rechazo a los artistas anglófonos (hay que cantar en francés), indígenas o de otras comunidades inmigrantes, quienes son parte fundamental de ese Quebec que queremos celebrar hoy.

El año pasado escribía sobre el daño que le hace la politización a una fecha que debería ser de celebración para todos. Esa inquietud se mantiene un años después.

Todavía espero por esa fiesta para todos, desde el québécois pure laine, del federalista, del soberanista, del musulmán y del ateo. De todos los que vivimos aquí y que nos sentimos en casa. De los que respetamos la historia de este nuevo hogar pero queremos también mejorarlo y ayudarlo a evolucionar.

Twitter: @PabloJinko – pablo@noticiasmontreal.com

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM