lunes, 30 de junio de 2014

El derecho de demandar a alguien no es eterno: se pierde con el paso del tiempo

Publicado en:
Lente jurídico
Por:
Temas:

Demanda legal en Quebec

Antes de intentar una demanda legal, lo primero que hay que hacer es asegurarse de que se está todavía a tiempo de llevar el caso a tribunales. 

El derecho de demandar a alguien expira con el paso del tiempo. Técnicamente, la pérdida del derecho de ejercer una acción legal por el transcurso del tiempo se llama “prescripción”. En este sentido, se dice que los derechos “prescriben”.

Lo mismo vale cuando se enfrenta una acción judicial: lo primero que hay que verificar es si el derecho que se nos reclama está prescrito, ya que de estarlo, bastará invocar la prescripción como defensa para que la demanda se caiga.

Así, ante una situación litigiosa, el primer reflejo que hay que tener es revisar el tema de la prescripción.

¿Cuánto tiempo tiene una persona para demandar a alguien?

En la provincia de Quebec, las acciones legales prescriben por lo general en tres años. Este es el caso de las deudas, de los reclamos por daños en la mayoría de los casos, así como de las acciones derivadas de un contrato.

Como toda regla, sin embargo, la prescripción general de tres años tiene excepciones. Así, ciertas situaciones pueden “interrumpir” el correr del tiempo de prescripción, en el caso de ciertas demandas el lapso puede ser más corto y respecto de ciertas personas las reglas de cálculo pueden variar.

¿Cómo se calcula la prescripción?

La prescripción funciona como un cronómetro, sólo que la cuenta se efectúa en días enteros (no en horas, minutos o segundos). Una vez que se determina la fecha que constituye el punto de partida, el contador se echa a andar a partir del día siguiente. Normalmente la cuenta es en días naturales o calendario (no en días hábiles). Si el último día del lapso cae en sábado, domingo o en ciertos días feriados, se pospone al día siguiente.

Básicamente, el punto de partida de la prescripción es el momento en que puede ejercerse una acción legal.

Así, por ejemplo y de manera general:

  • En el caso de un préstamo, el punto de partida de la prescripción es el momento en que se puede reclamar la devolución del dinero (p.ej. una vez vencido el plazo convenido para el pago).
  • En el caso del precio de una venta, el momento pactado para el pago.
  • En el caso del pago de un servicio, el momento en que el mismo fue prestado.
  • En el caso de la responsabilidad por daños, el momento en que se cometió la falta o surge el daño.
  • En el caso de una demanda por vicios ocultos, el momento en que el mismo es descubierto.

En algunas situaciones, el correr de la prescripción puede interrumpirse y recomenzar desde cero. Esto sucede, por ejemplo, cuando un deudor renueva una promesa de pago o reconoce su deuda. En este caso, la prescripción comienza a contarse de nuevo a partir del momento de dicha promesa o reconocimiento.

De manera general, la prescripción se suspende, es decir deja de correr, únicamente cuando se introduce la acción legal en los tribunales. Esto quiere decir que un reclamo extrajudicial, por ejemplo una carta de demanda o de puesta en mora (“mise en demeure”), aún si la envía un abogado, no impide que la prescripción siga corriendo.

Excepciones al lapso general de prescripción de tres años

Existen muchas excepciones a la regla general de prescripción de tres años.

Los siguientes son algunos ejemplos:

  • Las acciones para hacerse reconocer la propiedad sobre un inmueble  prescriben a los 10 años.
  • Las acciones de responsabilidad por daños a la reputación prescriben al año siguiente al momento en que la víctima conoció la transgresión.
  • La acción para hacer ejecutar una sentencia judicial firme contra el deudor prescribe a los 10 años de ser dictada.
  • Las acciones para reclamar el pago de salarios y otros beneficios laborales en virtud de la Ley sobre estándares del trabajo (Loi sur les normes du travail) prescriben al año siguiente al momento en que dichas remuneraciones debían ser pagadas.
  • Las quejas por acoso psicológico ante la Comisión de estándares del trabajo (Commission des normes du travail) deben introducirse a más tardar a los 90 días siguientes a la última manifestación de la conducta reprochada como acoso.

En conclusión, la prescripción es un asunto delicado y la aplicación de las reglas que la rigen puede ser complicada. En caso de duda o para estar seguro, siempre es recomendable consultar a un abogado.

El contenido de este blog y los conceptos y pareceres expresados por su autor (incluyendo las respuestas a las preguntas de los comentaristas) sólo se refieren a problemas o cuestiones de carácter general, tienen una finalidad puramente informativa y no constituyen opinión ni consejo jurídico ni pueden dan lugar al nacimiento de una relación profesional abogado-cliente.

Para más información sobre los temas tratados en este blog o sobre nuestros servicios legales, llámenos al 514 907-3231 (ext. 101), escríbanos a orodriguez@wmr-law.com, o a través de la GuíaNM.

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM