viernes, 4 de julio de 2014

Colombia vs. Brasil o Colombia vs. factores externos de Brasil

Publicado en:
Mundial 2014
Por:
Temas:

Celebración Colombianos Montreal Mundial

Hoy,  4 de julio, en la ciudad de Fortaleza, Brasil, la Selección Colombia de mayores jugará su partido más importante y trascendental  en la historia del fútbol colombiano. En caso de que se dé un resultado a favor de Colombia sería la primera vez que nuestra selección estaría en semifinales de un torneo orbital como lo es un mundial de fútbol.

Pero también Colombia jugará un partido paralelo durante el mismo, y será contra las garantías que se le brinden para que el encuentro transcurra en calma y sin complicidades de los árbitros. El árbitro que impartirá justicia  es Carlos Velasco Carballo (español), del cual se dice tiende a estar a favor de los equipos más grandes y poderosos. Se especula que no es un árbitro justo ni equitativo a la hora de sancionar a ambos mandos.

VER TAMBIÉN: 

Los árbitros pueden convertirse este viernes en protagonistas y actuar de manera desleal, ya sea  por ser advertidos antes del encuentro, o ser localistas con el dueño de casa  y poner  a la verdeamarhela en semifinales sin merecérselo, o aun peor, por decisiones arbitrales, que pongan contra la pared a Colombia  y por consiguiente hacer un desgaste extra para sobreponerse a esta adversidad.

Este tema de favorecer a unos y perjudicar a otros ha sido frecuente en este Mundial. Ya ha sido protagonista en varios de los partidos anteriores (México fue eliminado  por un penal inexistente cuando sólo faltaban cuatro minutos para el alargue en el partido contra Holanda).

Además, Colombia también tiene la oportunidad de ganar y liberarse de esas presiones que tendrá en contra y trasladarlas al equipo local. Presiones que vive hasta el gobierno brasileño, encabezado por su presidenta Dilma Rousseff, quien tiene al pueblo  indignado y molesto por la altísima cantidad de dinero invertida en el Mundial. Pero, sobre todo, es el dinero invertido en la construcción de estadios que sólo serán usados durante el torneo y luego pasarán a engrosar la  larga lista de elefantes blancos que cada cuatro años dejan los mundiales en cada uno de los países donde se lleva a cabo. Y no usar ese dinero para solucionar los problemas de salud, educación y calidad de vida de los ciudadanos.

Como se puede observar, Colombia, aparte de preparar su juego de una manera muy inteligente y con un planteamiento táctico y técnico perfecto, también deberá cuidarse y saber sortear lo que le depara el tener un árbitro con cierta tendencia local  y un país con los ojos puestos en ver a Brasil coronarse campeón el 13 de julio, como a su vez las intenciones de que Brasil, cueste lo que cueste, se imponga en el marcador y tenga más repercusión el resultado que el mismo estilo y forma en que consiguió.

Foto: María Gabriela Aguzzi V. / Grupo NM