domingo, 6 de julio de 2014

A un año de la tragedia de Lac-Mégantic: Una noche de evocación conmovedora

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

conmemoran-primer-anivesrsario-de-tragedia-de-lac-megantic

Fue una noche plena de emociones, de recuerdos tristes, pero también de renovación de los espíritus porque la vida continúa.

Después de una misa celebrada al filo de la medianoche, por el padre Steve Lemay, en la iglesia Sainte-Agnès, los habitantes de Lac-Mégantic, e invitados venidos de otros lugares de Quebec, recorrieron en la oscuridad de la noche -en estricto silencio y portando pequeñas estrellas luminosas de colores blancas, azules y verdes-, la línea férrea por donde transitó el convoy cargado de combustible de la empresa Maine and Atlantic Railway (MMA), que causó hace exactamente un año, una de las peores devastaciones en la historia de Canadá, tras explotar parte de su convoy.

Aquella triste noche del 6 de julio de 2013, fue como si el fin del mundo había llegado para la apacible localidad de Lac-Mágantic, ubicado en la región de la Estrie al sur de Quebec. Estruendosas explosiones, grandes llamaradas por doquier y columnas de humo negros se alzaron y se perdían en la oscuridad de esa noche. La ciudad quedó arrasada.

Cuarenta y siete personas perdieron la vida. La mayoría en el mismo lugar donde se encontraban, quizá sin percatarse. Muchas se salvaron, a costa de correr como si escaparan del propio infierno, y numerosas quedaron heridos.

Ha pasado un año de ese episodio, y como lo dijera anoche Colette Roy-Laroche, -enérgica alcaldesa de Lac Mégantic- durante la misa en la iglesia Sainte-Agnès: «Es la hora de dar vuelta a la página, no para olvidar, sino para ver mejor nuestro futuro». Y citando una frase del escritor Victor Hugo, dijo:

«Aun la noche más oscura, tendrá fin; y el sol se elevará».

A nivel gubernamental, el primer ministro de Quebec, Philippe Couillard, con ocasión del primer aniversario de dicha catástrofe, envió un mensaje a la comunidad, indicando que los trabajos de reconstrucción y la ayuda a los familiares de las víctimas van a continuar, «no solamente para reconstituir los espíritus, sino para dar un vida real y un futuro a Lac-Mégantic«.

Por su parte el primer ministro federal, Stephen Harper remarcó la capacidad de recuperación, de «determinación» y «la extraordinaria fuerza de carácter» de los ciudadanos de Lac-Mégantic; sin dejar de señalar el grave impacto de esta catástrofe no solamente en vidas, sino para la economía, infraestructura y el ambiente de «esa bella ciudad» de Lac- Mégantic.

Foto: Captura de pantalla TVA Nouvelles.ca