domingo, 13 de julio de 2014

Diferencias y semejanzas con Costa del Marfil

Publicado en:
Blogs
Por:
Temas:

Laurent Gbagbo

En noviembre de 2010, el presidente de Costa de Marfil fue derrotado en las urnas cuando buscaba su reelección. Sin embargo, decidió que no se iría porque se consideraba ganador.

Tras el sufragio, el titular del Ejecutivo pidió a la comisión electoral y al tribunal constitucional que anulen los resultados de las elecciones, y que aún no se habían publicado, pues a su entender habían sido manipulados por los rebeldes a favor de su contrincante.

En efecto, Laurent Gbagbo, presidente de Costa de Marfil desde el año 2000, prefirió resistir y, además, ofrecer pelea a su sucesor, Alassane Ouattara.

Desde entonces, un baño de sangre se desató en el país africano. La cifra de muertos difiere según la fuente, pero se habrían superado los 3.000 decesos.

Finalmente, en abril de 2011, intervinieron las Naciones Unidas y Francia, y Gbagbo fue arrestado. En noviembre de ese año, fue extraditado a Holanda para ser juzgado por el Tribunal Penal Internacional. A Gbagbo se lo acusó de asesinato, violación, crímenes sexuales y actos de persecución.

El expresidente marfileño aún permanece en prisión en los Países Bajos a la espera de un veredicto que se conocería en los próximos meses.

Un dato interesante: el mandato de este señor había expirado en 2005, pero retrasó la votación seis veces hasta llegar a noviembre de 2010. Es decir, permaneció al frente del país un lustro por decisión propia.

¿La conducta de Gbagbo posponiendo y luego resistiendo en el poder no sería muy distinta a la de algunos líderes latinoamericanos, no? Por caso, podría ser comparada con la de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, cuando el primero partió rumbo a Cuba a tratar su enfermedad y no se hizo presente en Caracas para tomar juramento en enero de 2013.

Y aún resta conocer qué harán otros mandatarios sudamericanos si no acceden a una reelección indefinida o si los resultados electorales no son como imaginan.

Foto: Captura de pantalla / YouTube