domingo, 13 de julio de 2014

La historia del argentino Rafael Sánchez: 36 años apoyando a la albiceleste desde Quebec

Publicado en:
Mundial 2014
Por:
Temas:

Rafael Sanchez Hincha Argentina Quebec

Para Rafael Sánchez este domingo será -como es de esperar- especial. Las cábalas, los nervios y la pasión se repiten una vez más como hace 36 años, cuando vivió su primer Mundial fuera de Argentina.

Por casi cuatro décadas ha estado alentando a su selección, con la misma pasión, pero en el extremo del continente opuesto a su país. Este domingo la historia se repite. Argentina juega la final y el Sr. Sánchez estará pegado al televisor.

Sin embargo ríe al pensar cuánto ha cambiado su entorno futbolístico en Quebec desde aquel Mundial de 1978.

“Salimos de Argentina en el 76, así que ese fue el primero que vimos fuera”, señala a través del teléfono desde la Ciudad de Quebec, donde trabaja desde hace varios años para Export Québec, un organismo encargado de promover las exportaciones de la provincia. “En esa época no se televisaban los partidos en Norteamérica, así que hacíamos el viaje de Quebec a Montreal y los veíamos en el Centre Paul-Sauvé, cerca del estadio Olímpico”.

En el desaparecido centro deportivo, ubicado en Rosemont, el Sr. Sánchez vio junto a su padre como Argentina perdió ante Italia. Pero hubo revancha y volvió para el momento que realmente importaba: la victoria 3-1 de la albiceleste ante Holanda. Primera Copa para Argentina.

“La diferencia en esa época era abismal. Después de la final éramos como unos 20 o 25 autos que fuimos a celebrar. Pasamos por el quartier italiano y la verdad es que no nos quisieron mucho por ahí”, recuerda entre risas.

Una segunda alegría

Llegó el Mundial de 1986. Llegó el año de Maradona, de la Mano de Dios y el Sr. Sánchez otra vez lo gritaba lejos de casa, en su nuevo hogar al norte del continente. Eso sí, las cosas habían cambiado bastante.

“El del 86 lo viví en casa, no tuve que ir a Montreal a verlo, en parte porque fue televisado debido a que fue uno de los pocos en los que participó Canadá“, explica. Su situación particular había cambiado tanto como el ambiente futbolístico de la ciudad. “Estaba casado en ese momento, tenía dos hijas, una de las cuales tenía unos tres meses“.

Se refiere a la pequeña Victoria, quien en ese momento se convirtió en titular de noticia. “Un periodista vino a mi casa a ver el partido. Yo le dije, en broma, que se llamaba Victoria por la victoria de Argentina, que la habíamos bautizado por eso”, relata entre risas. Su sorpresa es cuando la historia salió en el Journal de Québec, con todo y título en letras grandes:

Rafael Sanchez Hincha Argentina Quebec

Hombre de cábalas

Para este domingo se espera una fiesta en la casa de Rafael Sánchez, en medio de la tranquila Ciudad de Quebec. “Lo vamos a ver aquí, vienen mis hermanas que viven aquí en la región y espero que pueda venir mi hermana que vive en Gatineau, además de mis hijas, mis nietos, nueros y algunos amigos argentinos, un grupo como de 25 personas“.

Pero con el pitazo inicial toda la atención se centrará en la pantalla del televisor. “Tengo mi cábala: las dos camisetas de Argentina. Cuando la cosa no va bien me cambio de camiseta”, explica, confirmando que de momento le ha funcionado. “En el último partido resultó”.

¿Decíme que se siente?

La imagen de levantar la Copa en el Maracaná emociona al Sr. Sánchez. “Tiene una touche particular. Sería algo muy especial. En deportes en general es difícil encontrar en el mundo una rivalidad similar a la de argentinos y brasileños”.

Pero para el director de mercados de Latinoamérica y las Antillas de Export Québec su vínculo con Brasil es especial. “Tengo un afecto muy grande por Brasil, viví ahí tres años (por motivos de trabajo) y tengo muchos amigos brasileños, muy buenos amigos”.

Por tanto espera que la fiesta termine en paz. “Espero que no se pasen de rosca… a veces los argentinos podemos ser terribles”, lanza con otra risa.

El momento de la verdad: su predicción

“Creo que va a ser una final de pocos goles, así que 1-0 para Argentina y espero que sea un gol de Messi, porque es un jugador muy humilde, trabaja mucho y nunca protesta. De verdad que se lo merece”, dice sin pensarlo mucho. “Alemania viene de ganar 7-1 y creo que eso es mejor, porque viene relajado, con mucha confianza”.

Hombre de fútbol

Rafael Sánchez fue una especie de evangelizador futbolístico. Cuando llegó con su familia en los años 70 no se olvidó de su pasión y en poco tiempo ya estaba jugando. Formó parte del Arauco Fútbol Club, un equipo amateur que fue ganando espacio en la región de la capital provincial, donde “ganamos todo”, según relata el Sr. Sánchez, quien fue goleador del equipo entre el 1979 y 1990.

“En ese momento me junté con un grupo de latinos y formamos el equipo. En su mayoría eran chilenos y en la región de Quebec hicimos historia, representamos en la división Pré-Excellence de la Ligue Provinciale de Soccer“. Según cuenta, en ese momento el fútbol era un deporte de inmigrantes, impulsado por los equipos étnicos.

Casi 40 años después la historia ha cambiado. “Hoy en día veo jugar equipos de 17, 18 años y juegan espectacular. Mi nieto juega al fútbol en la región de Quebec y el 90% de sus compañeros son québécois de souche”.

Twitter: @PabloJinko – pablo@noticiasmontreal.com

Fotos cortesía de Rafael Sánchez