lunes, 11 de agosto de 2014

Avanza la riqueza neta de los hogares canadienses…y también la deuda

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Calificadoras cuestionan "urgencia" de Ottawa para aplicar medidas de austeridad

La riqueza neta de los hogares en Canadá avanzó 7,7% en promedio el año pasado, en buena medida, como consecuencia del alza de los precios de las vivienda y el avance en el mercado bursátil.

La información la dio a conocer este lunes la firma Environics Analytics.

El promedio de la riqueza neta de los hogares canadienses se ubicó en $442.000 a finales de 2013, de acuerdo con este reporte. Este monto se desprende de activos promedios de $564.000, menos $122.000 en deuda promedio.

Pero este monto de las obligaciones promedio representa un nuevo récord para la deuda de los hogares en el país.

Sorprendentemente, el aumento de los precios de las viviendas en ciudades más pequeñas ayudó a reducir la brecha en la riqueza. Mientras los hogares con mayores ingresos del país experimentaron un crecimiento de 8,1% en su riqueza, los menos adinerados tuvieron un avance de sus activos de 8,7%.

Pero otra buena parte del aumento en la riqueza neta también es consecuencia de las ganancias por inversiones, cuyos portafolios aumentaron 10,4% en 2013.

Entre las provincias es Columbia Británica la región canadiense donde hay la mayor riqueza neta promedio del país ($591.000). Los altos precios de las casas en Vancouver representan el factor fundamental de este resultado.En Alberta se dio el avance más significativo, con un aumento de 10% en 2013, para ubicarse en $531.000.

Ontario ($523.000), que históricamente ocupaba el segundo lugar, fue desplazado por Alberta.

Peter Miron, investigador en la firma, indicó a The Globe and Mail que “el mercado inmobiliario permite ver la volatilidad de la economía, especialmente entre provincias y a lo largo de los años”.

El experto destacó, al mismo tiempo, que la deuda hipotecaria creció 3,3% el año pasado, a un ritmo menor que el del aumento de los precios de las viviendas. Miron considera esta realidad como algo positivo, considerando que en el pasado el resultado era opuesto (la deuda por hipotecas aumentaba a un ritmo más acelerado que la deuda por hipotecas).

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM