miércoles, 13 de agosto de 2014

Llevando su presencia digital al siguiente nivel: ¿Sobre qué escribir un blog?

Publicado en:
Inmigrante Digital
Por:
Temas:

Buscando ideas para mi blog Inmigrante Digital Angie Rodríguez

En una publicación anterior les comentaba tres razones para escribir un blog y tres tips para comenzar en esta tarea que lleva un poco de trabajo pero trae muchísimos frutos. Hoy, nos dedicaremos a despertar la chispa para llegar a esa idea que dará forma a su nueva presencia en línea.

La primera pregunta a la hora de iniciar un blog y comenzar a desarrollar ideas a un nivel más detallado es: ¿sobre qué escribir?, ¿qué hacer que no esté “repetido” en el ciberespacio?

En primer lugar, algunos mitos de los que debe deslastrarse para una lluvia de ideas más productiva:

  • No está inventando el agua tibia: buscar “eso que nunca antes se había visto” puede ser una tarea agotadora y frustrante. Piense más bien en su visión muy particular de ver el mundo que ya todos conocemos.
  • No piense en “qué es más popular en internet”. Si el tema de su blog no es lo suficientemente apasionante para mantener la constancia, su bitácora en línea se convertirá en un lugar fantasma en cuestión de meses.
  • No se limite a lo profesional. Aun cuando se trate de vender su marca personal, hay muchas alternativas a seguir que van más allá de su carrera. A veces las aficiones personales hacen un excelente trabajo ante los reclutadores. Explore esta posibilidad.
Buscando ideas para un blog Angie Rodríguez

Foto: Cortesía Hubspot

Entonces, ¿sobre qué escribo?

He aquí una pequeña propuesta de ejercicio creativo de 10 pasos para comenzar la tormenta de ideas para un blog personal (los blogs de empresa son muy distintos). Puede adaptar este ejercicio a su metodología o situación particular, ya que es sólo una guía.

1. Comience por tomar una hoja de papel o pizarra (o documento digital, si se le hace más cómodo) y divídala en dos columnas.

2. Deje un espacio de unas tres líneas (o unos cuantos centímetros) al inicio de ambas columnas.

3. La primera sección de la primera columna responde a la pregunta ¿a qué me dedico? en una o pocas palabras. Comience la primera columna escribiendo su profesión (programador, administrador, abogado, periodista, etc.).

4. La segunda sección de la primera columna responde a las preguntas ¿qué he hecho dentro de mi área? y ¿qué preparación especializada (académica o empírica) he recibido? Continúe en esta columna haciendo una lista de sus especialidades o áreas específicas en las que se ha desempeñado (gestión de proyectos, derecho laboral, consultoría en expansión de empresas, periodismo de guerra, etc.) Trate de hacer esta lista lo más exhaustiva y específica posible.

5. La tercera sección de la primera columna responde a la pregunta ¿qué quisiera explorar en el corto o mediano plazo? Siga en la misma columna haciendo una lista de aquellas especialidades o áreas específicas en las que quisiera desarrollarse en el futuro (gestión de proyectos del sector petrolero, seguros de empresas de tecnología, fotografía de alimentos, etc.)

6. La cuarta sección de la primera columna responde a la pregunta ¿qué quisiera idealmente lograr en un mediano a largo plazo? (gerenciar una empresa de decoración de interiores de oficinas, fundar un medio de comunicación dedicado al sector ambiental, etc.) No se limite con factores como ¿podré hacerlo?, ¿es muy ambicioso?, ¿tengo lo que se necesita? Esto es una simple hoja de papel. Si quiere ser el próximo Carlos Slim o la próxima Oprah Winfrey, escriba eso.

7. En la segunda columna, haga una lista jerarquizada de sus hobbies, aficiones, de aquello que realmente le apasiona y que podría hacer por horas. Acompañe cada renglón de al menos un valor o beneficio que esta actividad le aporta. Por ejemplo, si le apasiona el yoga, puede adjuntar el beneficio de la concentración o el manejo del estrés, si le gusta la música, puede adjuntar el beneficio del estímulo a la creatividad. Si le gusta jugar béisbol, puede adjuntar el trabajo en equipo.

8. Evalúe los renglones de ambas listas basados en los siguientes criterios:

El tema es más elegible si:

  • Puede hablar, escribir o leer de este tema por horas
  • Puede pensar en más de diez potenciales títulos sobre los cuales escribir
  • Le aporta algo personal o profesionalmente
  • Tiene o le interesa cultivar y desarrollar fuentes de información al respecto

El tema es menos elegible si:

  • Alguna vez ha sentido que las actividades en torno a este tema son una obligación
  • Le cuesta desarrollar subtemas al respecto
  • Es algo que no se ve haciendo en el futuro

9. Priorice un potencial tema personal y uno profesional. Colóquelos en grande al tope de ambas columnas. Aléjese de la lista y explore blogs similares en línea. ¿Es un tema muy tratado o poco explorado?, ¿tiene un enfoque nuevo que ofrecer?, ¿tiene contenido que aporte a la conversación?

10. Desarrolle tres secciones sobre ambos temas: un resumen de aquello de lo que trataría el blog, los valores asociados (o aquello que su blog promueve). Por ejemplo: emprendimiento, crecimiento personal, creatividad), los posibles títulos que desarrollaría en sus primeras publicaciones y las maneras en las que su blog se podría expandir a otros proyectos (por ejemplo, un podcast, un canal de videos, etc.)

Es el momento de elegir. Una vez hecha la elección entre estos dos “semifinalistas”, ¡felicidades! Ya tiene tema de blog.

Ahora comienza un largo camino de constancia, disciplina y, por supuesto, recompensas a mediano plazo.

¿Ya tiene o acaba de comenzar su blog? Comparta su enlace en los comentarios, en Facebook o en Twitter a través del hashtag #InmigranteDigital y construyamos una red de blogueros/lectores/comentaristas que nos nutra cada día.

Twitter: @AngieRod

Foto: Angie Rodríguez junto con Wikimedia commons