domingo, 17 de agosto de 2014

Gobernantes que creen estar por encima de todo y de todos

Publicado en:
Blogs
Por:
Temas:

Maria antonieta

Lejos de los cotidianos problemas de la gente, los hermanos Fidel y Raúl Castro, los venezolanos Hugo Chávez y Nicolás Maduro, el ecuatoriano Rafael Correa y el matrimonio Kirchner, entre otros mandatarios latinoamericanos, han incrementado sus patrimonios mientras gobernaron [y gobiernan] sus respectivos países.

¿Llegará el momento en que la historia y la justicia definitivamente los condene?

La “famosa” reina María Antonieta nació en Viena, Austria, hace 259 años.

Cuando Luis XVI llegó al trono de Francia, María Antonieta, con 18 años de edad, se convirtió en reina consorte. Si bien era muy joven, para la época era normal.

Igual que sus pares, multiplicó exponencialmente su vestuario y no se perdió fiesta alguna. Intentó influir en la política de su marido.

Mujer de carácter, María Antonieta no deseaba ser gobernada ni dirigida, ni siquiera guiada por las personas que sabían más que ella. Una cualidad que se ha repetido en los Castro, los Kirchner, Correa y Maduro, entre otros.

Poco reflexiva, sólo se preocupó por la diversión y la frivolidad. Amante de la opulencia y del lujo.

Sin tapujos, despilfarró el dinero público como si fuera propio. Generó ira, irritación y odio en el pueblo, que siempre pensó que no servía a sus intereses.

Tuvo que pasar mucho tiempo para que ella misma tomara conciencia de su impopularidad. Ignoró la crisis financiera por la que atravesaba el reino y desautorizó las reformas liberales de la época.

No tuvo contemplaciones con las masas hambrientas.

Tras la Revolución Francesa, a la pareja se le hizo cada vez más difícil su reinado. Finalmente, Luis XVI fue guillotinado en enero de 1793. María Antonieta fue, entonces, declarada enemiga de la nación.

Fue condenada a la pena capital y ejecutada (también guillotinada), a los 37 años de edad, el 16 de octubre de 1793.

Pasaron más de dos siglos y varios gobernantes parecen no haber aprendido las lecciones de la historia.

Twitter: @HernanHaines