martes, 19 de agosto de 2014

Guardians of the Galaxy

Publicado en:
Reflexiones en 35 mm
Por:
Temas:

Guardians of The Galaxy(2014) Dir. James Gunn

Marvel y Disney lo hicieron de nuevo. En el primer intento de estos estudios de llevar a la gran pantalla personajes del universo Marvel que no son parte de la cultura popular, el desconocido director James Gunn logra convertir a esta serie de particulares héroes en fenómenos culturales que llegaron para quedarse.

The Walt Disney Company compró Marvel comics en 2009 con el claro propósito de convertir a los superhéroes creados en el transcurso de más de 50 años en esta casa productora de comic books en generadores de tickets de cine al mejor estilo de lo que DC ha logrado durante tantos años con sus superhéroes: Batman, Superman y Wonder Woman. Los superhéroes de Marvel casi siempre han resultado menos populares y mucho más contemporáneos que los de DC. Superman, Batman y compañía tienen un estatus de dioses del Olimpo, mientras que los héroes del universo Marvel como Spider-Man, Captain America, Iron Man, Thor, The Fantastic Four, The X-Men, por nombrar algunos, se podrían considerar más “humanos” y tienden a trabajar más en equipo.

Cuando Disney adquiere Marvel, ya Iron Man (2008) había sido un rotundo éxito de taquilla, y la lista de opciones de personajes e historias para llevar al cine parecían infinita. Con Iron Man se había comprobado que el público del planeta estaba abierto a explorar a estos héroes americanos siempre y cuando fuesen carismáticos y las películas fuesen de buena factura. La serie de filmes basados en el universo Marvel que han seguido desde entonces han comprobado que siguiendo estas simples reglas de carisma y calidad, siempre ofreciendo lo mejor a la audiencia, el resultado será éxito y dinero.

El pináculo de este ejercicio fue The Avengers (2012), filme que según boxofficemojo.com es la tercera película que más dinero ha recaudado en la historia del cine en los Estados Unidos en números netos, y el número 27 en la lista de recaudadores de dinero ajustados a la inflación. Las cajas registradoras y el público querían más, más dinero y más películas de superhéroes respectivamente, pero después de The Avengers se presentó un problema, para ese entonces ya Disney y Marvel habían utilizado todos los personajes de Marvel que eran reconocidos en la cultura pop, Iron Man, Captain America, Thor, The Hulk. Es cierto que las secuelas enfocadas en cada personaje siguen siendo un éxito, pero había que garantizar que no se secara el pozo. El recurso más obvio sería usar los otros personajes creados en las páginas de los comic books de Marvel que todos conocemos y que resultan altamente populares, específicamente Spider-Man y The X-Men, pero existe un pequeño inconveniente, si bien Disney/Marvel poseen los derechos de estos personajes en impreso y en TV, no es así con el cine.

El mundo del entretenimiento es un mundo de abogados. Marvel, mucho antes de ser adquirida por Disney había cedido los derechos de algunos de sus más populares personajes a diferentes estudios, y a su vez estos estudios han hecho millones con el uso de estos héroes. Sony tiene los derechos de Spider-Man y todo su universo y Fox posee los de The X-Men. Ni Sony ni Fox van a ceder los derechos de estos personajes a Disney y, por lo tanto, Disney no puede usar ninguno de los personajes contenidos en ambos universos, así que la opción de expandir el espectro fílmico de Marvel basado en personajes reconocidos por la cultura popular se acabó con The Avengers. La siguiente opción para seguir creciendo es tomar personajes e historias desconocidas y traerlas a la gran pantalla bajo los mismos principios de carisma y calidad, pero corriendo el riesgo de que la gente no llene las salas de cine para ver las historias de héroes desconocidos para ellos.

Luego de no tener alternativa más que de tomar la segunda opción, Disney/Marvel reveló hace un par de años atrás que traería a la gran pantalla un filme basado en una de estas obscuras series de comic books en los que un grupo de personajes que básicamente son seres de diferentes planetas, más bien rebeldes y con personalidades bastante anti-heroicas, luchan por salvar al Universo, esta serie se titula Guardians of the Galaxy.

El riesgo pagó y el resultado no es solo millones de dólares en taquilla y una segura secuela en proceso, sino también, y quizás más importante, es que el filme es altamente satisfactorio y divertido, en otras palabras, no tiene desperdicio.

Guardians of the Galaxy cuenta la historia de cómo se agrupan una serie de personajes que son básicamente elementos antisociales por definición; ladrones, traidores, cazadores de recompensa, criminales, etc, para finalmente convertirse en salvadores del Universo, héroes y amigos. Al comenzar el filme nos encontramos en 1988 con Peter Quill niño apegado a su Walkman en el momento en que su madre fallece en una clínica. Luego de que Peter encuentra a su madre por última vez y ésta le da un regalo para fallecer inmediatamente, Peter escapa corriendo del hospital para ser capturado por una misteriosa nave alienígena. Este prólogo establece dos elementos que desde el punto de vista de desarrollo del guion ofrecen la unicidad de la película y le dan el carácter emotivo al filme y al personaje de Peter Quill y, más importante aún, establece una conexión emocional con la audiencia. Estos elementos son, en primer lugar, el motivo del personaje, quién durante el filme tiene que luchar con el hecho de haber perdido a su madre y después de muchos años asimilar y hacer las paces con ello, cuya negación lo ha empujado a vivir una vida solitaria llena de superfluas aventuras amorosas y al margen de la ley como caza recompensa.

Guardians of the Galaxy

El segundo elemento establecido en este prólogo es la nostalgia por la cultura pop de finales de los años setenta y principios de los ochenta del siglo XX. Utilizando un walkman y un casete como elementos de coherencia de la historia el filme ofrece al público una conexión sentimental y dicta el estado emotivo según las canciones que se nos van revelando están contenidas en el casete de Peter titulado “Awesome Mix Vol. 1”, que luego es revelado que es un regalo que la madre de Quill le ofrece al personaje en su infancia. Clásicos de la música pop sirven de banda sonora para momentos de risa, romance y acción, y como la mayoría de nosotros conoce estas canciones nos sentimos identificados al reconocer algo tan familiar en un filme que ofrece una historia tan fuera de lo común, además el apego de Quill al walkman y a este casete es un elemento que empuja la trama, sirviendo como un chiste, como un motivo de acción y como elemento unificador del filme. Pero la nostalgia por esta era del siglo XX no queda allí, el guion utiliza el filme Footloose (1984) como una referencia sobre lo que significa ser un héroe y así se convierte en una metáfora para los personajes del filme y en un guiño para la audiencia que entiende el chiste de comparar la trama de Footloose con lo que ocurre en Guardians of the Galaxy. El filme va aún más lejos utilizando varias referencias visuales de películas de ciencia ficción y aventura del mismo período histórico de finales de los setenta y principios de los ochenta, así hay referencias visuales y estéticas de E.T. the Extra-Terrestial (1982), Blade Runner (1982), Alien (1979), Star Wars (1977), y hasta de Gremlins (1984).

Inmediatamente después del prólogo, Guardians se concentra en acción y comedia de forma impecable. Con el estilo de humor cínico y carismático desarrollado en las películas de Marvel y el magnetismo del elenco, liderado por la revelación del filme Chris Pratt como el adulto Peter Quill, quién ha llamado la atención desde su participación en la serie de TV norteamericana Parks and Recreation, la película se concentra en varios personajes, héroes y villanos, tratando de recuperar una esfera que contiene parte de una piedra que es capaz de destruir el Universo. De acá en adelante el filme se ocupa de presentarnos a los otros miembros del equipo que terminarán siendo parte del grupo Guardians of the Galaxy, a los villanos y sus constantes enfrentamientos por obtener la esfera y su contenido.

Cabe señalar que los efectos visuales son de los más impresionantes que se han visto en el cine este año, la película es visualmente abrumadora construyendo universos enteros sumamente detallados pero distintos entre ellos. Considerando que Disney está también desarrollando el relanzamiento de la serie Star Wars, este filme desde el punto de vista visual puede ser un adelanto de lo que podremos esperar en esta franquicia en desarrollo. Por ahora no hay nada que temer, visitar el universo de los Guardians of the Galaxy, será una experiencia absolutamente satisfactoria y divertida desde todo punto de vista, déjense llevar y disfruten de dos de las mejores horas que ha visto el cine este año.

Fotos:  Marvel