domingo, 24 de agosto de 2014

Joven mexicana tiene fecha de deportación pero sus dos hijas deben permanecer en Canadá

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Sheila deportación México

Sheila Sedinger Ayala, de 27 años de edad, tiene fecha de deportación: 30 de agosto de 2014. Vive en Montreal desde el año 2005, y tiene dos hijas, una de cinco y otra de ocho años. Su partida de Canadá hacia México implicaría la separación de las dos pequeñas, quienes permanecerían en el país.

La joven, quien dejó su país cuando tenía 18 años, vino a Montreal después de una relación tormentosa con su expareja. Fue al llegar a Canadá cuando se dio cuenta de que estaba embarazada de su primera hija. No desea regresar a su país natal, pues teme por su vida. Su padre vive aquí y de allí, en parte,  su elección de la ciudad.

Estando en Montreal Sheila logró hacer una nueva vida. Aunque pensó en algún momento hacer todo el procedimiento migratorio a través de su papá, conoció a una nueva pareja y se casó. Su esposo realizó el trámite para el apadrinamiento en 2008 el cual fue aceptado por el gobierno federal y el provincial y en agosto de ese mismo año tuvieron una bebé, la segunda hija de Sheila.

Pero esta nueva relación se tornó igualmente violenta. Su esposo fue acusado de romperle la pierna a la bebé cuando apenas tenía tres semanas de nacida. Los abogados de la joven narran que por este hecho el hombre fue sentenciado en 2011, por acusaciones consideradas como abuso doméstico. Como quien realiza el apadrinamiento no puede tener récord criminal, el proceso fue anulado terminando así con la posibilidad de que Sheila tuviera una residencia permanente. El esposo sí puede permanecer en el país pues posee un estatus de protección (por refugio).

Tras el incidente, la joven y sus dos pequeñas debieron mudarse a un refugio para mujeres. Asegura que contactó en varias oportunidades a Inmigración Canadá y le dijeron que no se preocupara por una deportación, mientras sus documentos -permiso de trabajo, servicio de salud y seguro social- permanecieron válidos.

En 2013 la joven sufrió un fuerte accidente en bicicleta y se dio cuenta de que su seguro social ya no estaba activo.

En la primavera de este año, Sheila recibió la notificación de Inmigración Canadá de que se encontraba sin estatus y que debía salir del país.

El divorcio de su pareja en Montreal se ha retrasado, precisamente por los problemas con su estatus, y ello ha traído la extensión del juicio por la custodia de las niñas. En este escenario y de cara a la deportación es que Sheila debe volver a México y sus niñas deben permanecer en Canadá.

Este martes la joven estará en una audiencia de la Corte Federal donde se analizarán todos los procedimientos que Sheila tiene actualmente adelantados: una solicitud de apadrinamiento de su nueva pareja y una solicitud de permiso de residencia temporal por motivos humanitarios.

Solidaridad sin Fronteras y Mexicanos Unidos por la Regularización son dos de los grupos que están prestando apoyo a esta madre. Aseguran que Inmigración Canadá insiste en su deportación incluso antes de que se den los resultados de los análisis a sus expedientes y antes de que la custodia de sus hijas esté aclarada.

El martes se conocerá a ciencia cierta el destino de esta joven mexicana que, de llegar a ser deportada, estará separada de sus hijas, de su padre y de su pareja.

Foto: Cortesía Mexicanos Unidos por la Regularización (MUR)