martes, 16 de septiembre de 2014

Una mirada al Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF) 2014

Publicado en:
Portada Reflexiones en 35 mm
Por:
Temas:

TIFF Alan Abuchaibe

El Toronto International Film Festival (TIFF) es una organización sin fines de lucro fundada en 1976 y cuya misión es: Transformar la manera en la que la gente ve el mundo a través del cine.

Estas dos líneas previas contienen la esencia de lo que significa este festival y su relevancia para los toronteses, los canadienses y, sin quede ninguna duda, para el mundo entero. Como asociación sin fines de lucro, el TIFF se enfoca de manera sincera y con un tono caritativo en transformar, ampliar y enriquecer nuestra visión del mundo con el intercambio natural que representa hacer y ver un filme, que no es otra cosa que arte. Con una historia de casi 40 años TIFF ha demostrado su flexibilidad y ha crecido para convertirse en el festival de cine público más grande del mundo.

Es importante señalar que TIFF es más que los 10 días que al comienzo de cada septiembre se celebra el Festival, esta institución tiene su casa en el TIFF Bell Lightbox en el corazón de Toronto y tiene programación todo el año. Dentro de las actividades que se llevan a cabo en el Lightbox se pueden contar estrenos de películas de todo género, de todo el mundo, retrospectivas de directores o actores, exposiciones, ayuda a personas involucradas con el cine, etc., pero son sin duda los días del Festival los que más gente ve y lo que ha convertido a TIFF en una parada obligada para artistas, público y gente involucrada con la creación, mercadeo y distribución de cine, que se acercan a Toronto para presentar, ver y negociar lo mejor de lo mejor que el séptimo arte ofrece cada año.

Para el mundo TIFF representa una rara oportunidad en la que más de 70 países presentan filmes y al mismo tiempo compradores y distribuidores de todo el mundo se acercan a Norteamérica para ver qué hay en el mercado. El intercambio es inmensamente rico y productivo, grandes directores y pequeñas películas han sido descubiertos durante TIFF. Las casas de distribución de Estados Unidos pueden conocer qué se está haciendo en Asia, mientras que pequeños filmes de América Latina son comprados para ser distribuidos en Europa, y las voces de países menos privilegiados en África son escuchadas por compradores australianos. Si se suma a este intercambio la presencia física de directores, actores y productores, TIFF resulta una feria de celebración de la humanidad en sus diferencias e igualdades, y además está abierto al público ¿Qué más se puede pedir?

Para el hemisferio norte TIFF significa el cierre del verano y el comienzo del otoño en cuanto a cine se refiere. Los blockbusters que han plagado las pantallas de cine durante los últimos cinco meses y que han llenado las arcas de los grandes estudios de Hollywood desaparecen para dar paso a los filmes que empiezan a llenar páginas y páginas de predicciones sobre la carrera de premios de cine cuyo máximo punto es la entrega de los Oscars. Este efecto ha convertido a TIFF en una plataforma ideal para dar comienzo a las campañas propremios de la Academia. Es interesante señalar que TIFF es un festival, no una competencia, como si los son Cannes o el Festival de Berlín, los premios que se entregan al final del Festival son otorgados por patrocinadores y no representan la visión del Festival, de hecho el premio más importante es el premio del público que es el resultado de la votación del público general por su filme favorito. Casualidad o no, durante los últimos años el premio del público ha coincidido con el filme ganador de mejor película en la entrega de los Oscars. Sin duda para los que seguimos la carrera de los premios en el mundo del cine TIFF es donde todo comienza.

En este respecto la edición de este año de TIFF, que empezó el 4 se septiembre y culminó el pasado domingo 14, dejó a la prensa y al público ansioso de ver cuáles serán las películas favoritas para los Golden Globes y los Oscars poco satisfechos. Ninguna película se destacó al nivel que lo hicieron por ejemplo el año pasado Gravity y 12 years a slave. La prensa dictó algunas teorías al respecto, la más dramática versión fue que este año TIFF no permitió la exhibición durante la primera semana de Festival de películas estrenadas este año en el recientemente celebrado Festival de cine de Telluride por considerarlo un rival y lo que algunos productores y distribuidores consideraron una acción poco noble. Esto dejó por fuera a filmes favoritos para los Oscars como Birdman y The Homesman. Mis conocimientos y acceso a la industria no son tan profundos como para validar esta teoría, además otros filmes que también estuvieron presentes en Telluride estuvieron en TIFF como The Foxcatcher, Wild y 99 Homes. Otra teoría es que sencillamente este año las películas que entran en la carrera por los premios no son tan buenas o impactantes como lo han sido en los últimos años. Cualquiera que sea el caso este año los filmes con posibilidades de Oscars no fueron pocos, especialmente si se consideran las actuaciones más que las películas. The Foxcatcher, Wild y Mr. Turner siguen siendo favoritas, mientras que otras películas empiezan a levantar vuelo como la candiense Mommy, y las norteamericanas – británicas The Theory of Everything y The Imitation Game, esta última no solamente está contagiada por la popularidad de su protagonista Benedict Cumberbatch sino que también ganó el premio del público.

Pero con más de 300 películas en exhibición este año hubo mucho más de qué hablar. Títulos internacionales como Adieu au langage 3D; Cake; Clouds of Sils Maria; Escobar: Paradise lost; The Equalizer; The Golden Era; Hector and the search for Happiness; Laggies; Leviathan; A Little Chaos; Li´l Quiquin; Maps to the stars; Men, woman, and children; Nightcrawler; Pawn Sacrifice; Pasolini; Phoenix; Pride; Red Army; Rosewater; The Riot Club; St Vincent; Still Alice; Theeb; Timbuktu; Trick or treaty?; Two Days, One Night; Whiplash; What we do in the Shadows y X+Y, fueron de los favoritos de la prensa y el público.

Lo hermoso de TIFF es que con tantas películas en oferta cada experiencia es única, cada cual combina sus gustos y disgustos viendo unas veinte o treinta películas. En cuanto a mí, pues solo pude ver nueve. Mi inclinación este año fue sobre películas que me enseñen sobre otras culturas, incluyendo la canadiense de la que sigo aprendiendo cada día más, y en general que tuviesen un tono positivo sobre la vida, nada de grandes estrenos norteamericanos, de esos tendremos un montón en los próximos cuatro meses.  Mis nueve películas me dejaron absolutamente satisfecho, de manera sucinta comento sobre cada una.

  1. Guidance, es una comedia canadiense sobre un exniño actor que ahora adulto se hace pasar por consejero en una escuela secundaria para al final aceptarse a sí mismo.
  2. Who am I, un cyber thriller alemán con una dirección de arte fantástica.
  3. 1001 grams, una comedia romántica noruega sobre el mundo de las ciencias exactas.
  4. Bird People, una hermosa reflexión sobre el significado y la presencia de un mundo globalizado que empieza como un drama para estallar en una hermosa fantasía y reflexión sobre la era en la que vivimos.
  5. Bang Bang Baby, un experimento canadiense sobre la mezcla de géneros cinematográficos.
  6. Senza Nessuna Pieta, un drama italiano en el que la relación de un mafioso y una prostituta se convierte en una versión de la historia de la bella y la bestia.
  7. Still the Water, un drama japonés que se lleva a cabo en las playas de las zonas sub tropicales de este país y que reflexiona sobre la familia, la muerte, la naturaleza, los dioses y la adolescencia.
  8. Ned Rifle, un filme independiente norteamericano que luce como un drama pero que es en realidad una comedia bastante negra.
  9. Kahlil Gibran´s The Prophet, un hermoso proyecto colectivo en el que diferentes animadores y artistas ilustran el famoso libro de poemas del admirado escritor y poeta palestino.

Como quiera que uno lo desee ver TIFF es un monstruo amigable y hermoso. En pocas oportunidades se puede apreciar el mundo en su conjunto en solo 10 días. Cada año en este país el planeta se reúne para celebrar a la humanidad y a su más universal, accesible y democrática forma de arte, el cine.

Twitter: @alanabumi 

 Foto: Facebook / TIFF