domingo, 21 de septiembre de 2014

El arte de conducir las emociones

Publicado en:
Portada Zona Creativa
Por:
Temas:

Emoticons Caras Feliz Triste

El saludo de los seres humanos está compuesto por la frase “Hola, ¿cómo estás?”, fórmula lingüística que nos permite conocer en cualquier idioma el estado emocional de las personas.

Resulta tan irónico, solemos preguntar ¿Cómo estás? ¿Qué tal? o ¿Cómo te sientes? y muy rara vez nos hacemos esas preguntas a nosotros mismos antes de comenzar a responderle a otros: bien o mal. Pareciera que necesitáramos de esas personas para poder expresar lo que sentimos y de esa manera poder empezar a crear nuestro día. Si confesamos que nos sentimos ‘mal’, las preguntas que les siguen a esas respuestas son: ¿por qué?; ¿qué tienes? o ¿qué te pasa? Le damos más importancia a describir las emociones ‘negativas’ porque como su palabra lo indica, carecemos de la emoción contraria; es decir, de emociones positivas.

Todos los días somos capaces de sentir diversas emociones que etiquetamos como: feliz, triste, eufórico, bravo, molesto, contento, etc. Como pueden ver en la imagen de este artículo, en los emoticones de la mensajería de texto y hasta en el estado de Facebook, existen muchas palabras o íconos para describir las emociones y debemos aprender a identificarlas para poder utilizarlas en nuestro proceso creativo.

Los estados de ánimo son beneficiosos para realizar actividades creativas.

Investigaciones recientes en el campo de la psicología han demostrado que los estados de ánimo positivos como: la euforia, la alegría, el optimismo y la curiosidad, entre muchos otros; permiten que desarrollemos el pensamiento divergente, realicemos asociaciones inusuales, seamos flexibles para organizarnos y resolvamos problemas con mayor facilidad. Por el contrario, los estados de ánimo negativos como: la tristeza, el desánimo o el dolor, entre otros; nos permiten ser más introspectivos para conectar con lo que sentimos y motivarnos a esforzamos para resolver nuestros problemas y salir del estado adverso donde nos encontramos.

Ambos estados son herramientas favorables para el desarrollo del proceso creativo y si aprendemos a reconocer nuestras emociones de manera inteligente nos podemos valer de ellas para utilizarlas en relación al sentimiento del momento que se vive. Es decir, si te sientes alegre puedes aprovechar ese estado para hacer una lluvias de ideas, crear tu página web o reunirte con un colega para iniciar un proyecto juntos. Y si te sientes triste, puedes valerte de ese momento para conectar con tu emoción, dejarla sentir y fluir para entender que es lo que te está pasando y buscar la solución dentro de ti mismo.

La musicoterapia

Uno de los mejores de recursos que puedes utilizar para sentir la emoción es escuchar música melancólica.

El cantautor argentino Gustavo Cerati, dice en una de sus letras “Ponés canciones tristes para sentirte mejor” y esa frase está empíricamente comprobada. De acuerdo con un estudio reciente realizado en la universidad de Tokio, se ha demostrado que la música ‘triste’ resulta placentera porque crea una mezcla de emociones positivas y negativas. Cuando se escucha música ‘triste’ se percibe la tristeza de su compositor de una manera distinta a como uno mismo vive la emoción dentro de la piel; se siente empatía, se comparte el sentimiento y nos empezamos a sentir mejor gracias a su letra y composición musical. Quizás esta es una de las razones por las que preguntamos a otros ¿cómo estás?,¿cómo te sientes? y ¿por qué te sientes mal? antes de preguntarnos a nosotros mismos en el espejo cómo nos sentimos.

Si quieres expandir tus conocimientos sobre las emociones, te invito a que escuches el podcast de la Emoción a la Creación de mi programa de radio Explorando Ideas. En el podcast, converso con la psicóloga María Beatriz Álvarez, miembro de la orden de psicólogos de Quebec, quien nos orienta sobre la conducción de las emociones y la psicología positiva.