jueves, 25 de septiembre de 2014

¿Hacia dónde va América Latina?

Publicado en:
Negocios Quebec-Latinoamérica Portada
Por:
Temas:

Hacia dónde va América Latina opinión análisis

América Latina se encuentra en una situación muy particular. Desde elecciones presidenciales y legislativas en países claves como Brasil, malestares socioeconómicos en Argentina y Chile, cambios regulatorios en México y la misma historia de siempre con Venezuela. A esto se le suma los cambios de política monetaria en los EE UU y el aumento de la presencia de China.

En la última encuesta en 44 países realizada por Pew Research Center, un 60% a nivel global considera que el desempeño de la economía de su país es “pobre”. Sin embargo, en los países emergentes un 53% afirma que la economía marcha bien.

En Brasil, resulta llamativo que hoy un 67% esté disconforme con la economía del país, cuando el año pasado un 59% creía que le estaba yendo bien o muy bien.

Las democracias en Latinoamérica exhiben importantes déficits y síntomas de fragilidad, así como serios desafíos. Las asignaturas pendientes abarcan los problemas institucionales que afectan la gobernabilidad y el Estado de Derecho, la independencia y la relación entre los poderes del Estado, el fenómeno de los hiperpresidencialismos y de las reelecciones, la corrupción, las limitaciones a la libertad de expresión, el funcionamiento deficiente de los sistemas electorales y del sistema de partidos políticos, la falta de equidad de género, así como graves problemas de inseguridad ciudadana, factores que generan malestar con su funcionamiento.

Empecemos con Argentina

Como lo hemos mencionado en otros artículos, Argentina hace una década está gobernada por una banda de pseudo progresistas que han arruinado al país pese a haberse beneficiado con una bonanza sin precedentes gracias a los precios internacionales de las materias primas. Hace ya varias semanas se le sumo un problema que viene arrastrando hace años: resolver el problema del default tan festejado por los políticos argentinos en el 2001. Cabe destacar que las dos reestructuraciones posteriores al default fueron negociadas justamente por los mismos que hoy en día están en el poder. Si el gobierno argentino tenía poca credibilidad internacional, hoy en día no tiene ninguna. Mejor dicho, ahora, no queda duda que no se puede confiar en Argentina. El gobierno de Fernández ha manejado este caso con su típica arrogancia e incompetencia. A esto se le suma una economía en recesión, donde importar los insumos básicos es cuasi imposible, hay varios informes que faltan hasta jeringas en los hospitales. No entremos a hablar sobre la corrupción de varios miembros del gobierno y las mentiras descaradas que ya ni siquiera tienen un atisbo de realidad.

Sin embargo, la Presidenta está muy contenta con los acuerdos firmados con China. No es la primera vez que se firman este tipo de acuerdos con China y todavía no pasa nada. Esperemos a leer la letra chica de estos acuerdos y lo que realmente le va a costar a los argentinos. ¿Será África un indicio? 

México

Probablemente uno de los acontecimientos más importante del último año en México fue la promulgación de leyes para implementar la reforma energética fue celebrada días atrás por el presidente Enrique Peña Nieto como el principio de una nueva era de prosperidad. Las reformas permiten a empresas privadas invertir en energía por primera vez desde la nacionalización del petróleo en 1938. Como toda gran reforma, si no logra resultados en el corto plazo puede volverse en contra no solo del presidente Nieto pero también contra la corriente reformadora.

En otras palabras, ésta puede ser la última oportunidad de México en mucho tiempo para convertirse en un modelo exitoso de democracia moderna con una economía de mercado algo con lo cual varios economistas privados coinciden. Por ejemplo: “El impacto económico de la reforma energética será espectacular”, me dijo esta semana Gabriel Casillas Olivera, director de análisis económico del grupo financiero Banorte. “Nunca hemos visto algo así. En México hemos tenido muchas reformas económicas, pero esta es LA reforma económica”.

Según las proyecciones de Banorte, la reforma energética atraerá $7.000 millones en nuevas inversiones en el 2015, $12.000 millones en el 2016, $20.000 millones en el 2017, $29.000 millones en el 2018, $40.000 millones en el 2019 y $50,000 millones en el 2020.

El Fondo Monetario Internacional proyecta que la economía de México crecerá 2,4% este año y 3.5% en el 2015.

Brasil

Cada nueva encuesta revela tendencias distintas. Luego del accidente aéreo que causo la muerte del principal candidato opositor y llevo a Marina Silva a ser la nueva cara de la oposición, las encuestas predecían que ganaría las elecciones presidenciales de octubre. Sin embargo, con el correr del tiempo y mayor exposición pública, esta tendencia ha cambiado.

Silva, una ambientalista que nació en la pobreza y es caracterizada como muchos como “la Obama de Brasil”, está virtualmente empatada en las encuestas con la presidenta Dilma Rousseff en la primera ronda electoral del 5 de octubre, y le ganaría por 10 puntos porcentuales en la segunda ronda del 26 de octubre, según la encuesta de Datafolha.

Sería un cambio importante para un Brasil agobiado por la corrupción y falta de reformas estructurales de fondo. Si esto llegara a pasar y Silva gana, sería el final de los 12 años de ejercicio del poder del Partido de los Trabajadores. Durante ese período, Brasil ha respaldado a Venezuela y a oros gobiernos populistas radicales en la región.

Un dato no menor para un país históricamente proteccionista como Brasil para las empresas canadienses: “En el caso de que gane Silva o Neves, “Brasil también convertirá en prioridad buscar mejores vínculos comerciales con los países desarrollados”, dijo Barbosa, exembajador en EE UU y consultor.

Según un informe de la consultora RC,  “en política comercial internacional, existe una clara divergencia entre Dilma (Rousseff) y los otros candidatos”. “Mientras la presidenta actual propone mantener y mejorar los vínculos regionales, especialmente el Mercosur, los candidatos de la oposición procuran flexibilizar el Mercosur, y establecer vínculos más estrechos con Estados Unidos, Europa y Asia”.

Hay algo seguro, Brasil debe encarar reformas profundas. No solo porque la situación económica ha cambiado y mucho pero también porque la clase media así lo exige: está cansada de la corrupción endémica y el clientelismo político.

Por último revisemos muy brevemente la estrategia de China para con Latinoamérica, para con la región productora de alimentos por excelencia, granero del mundo y poseedora de una extraordinaria riqueza mineral.

Como es habitual en este tipo de giras, el presidente chino Xi Jinping anunció a viva voz nuevos acuerdos comerciales y de inversión que, en teoría y si se llevan a realmente a la práctica,  harán crecer aún más el comercio entre China y Latinoamérica. Inmediatamente, varios presidentes latinoamericanos, entre ellos Cristina Fernández de Kirchner,  celebraron estos anuncios como una excelente noticia en medio de la desaceleración económica que padecen sus países. Lo cual es cierto y bienvenido pero otros como el gobierno argentino lo usó para esconder sus graves problemas socioeconómicos y políticos.

Muchos de los que festejaron los anuncios del presidente Xi, harían bien en recordar que China tiene una visión geopolítica global y que siempre observa a los EEUU y en menor medida a la UE. A lo mejor China está más preocupada con las negociaciones entre Washington, Tokio y los países del sudeste asiático para crear un bloque económico Transpacífico.

Stratekey Canal se especializa en asesorar empresas principalmente dentro del rubro agroindustrial sobre la mejor manera de optimizar la “Supply Chain” e integrar las distintas facetas de “Business Intelligence” para mejorar la toma de decisiones.

Cualquier duda o comentario, por favor no duden en comunicarse con nosotros via email Sebastian@StratekeyCanal.ca / Christian@StratekeyCanal.ca.

Twitter: @Christian_keen /@Sebavicto 

Fotos: Wikimedia