martes, 14 de octubre de 2014

Migración y estabilidad emocional de la familia

Publicado en:
Portada Salud .0
Por:
Temas:
familia proceso migratorio salud e emigración inmigración

Foto: Flickr / Lotus Caroll (CC)

La salud no solo tiene que ver con un cuerpo sano, fuerte, hábil y apto, también tiene que ver con nuestro estado mental, con la forma como procesamos las emociones, pues éstas se manifiestan en conductas. Del manejo de las emociones conocen los psicólogos, así que invité a la Lic. Irene Blanco de Velázquez a compartir estrategias para el manejo de la separación de la familia producida por un trámite migratorio. ¿La meta? La estabilidad emocional del grupo familiar y el éxito en el nuevo destino.  

Para crecer sanamente el niño requiere satisfacer necesidades emocionales de seguridad, protección, confianza, ternura, respeto, paciencia, comprensión, modelaje, valorización, relación con Dios, conducción, pertenencia, disciplina, perseverancia, aceptación, presencia paterna, justicia, crecimiento, verdad, amor, pero… ¿cómo podríamos cubrir todas y cada una de estas necesidades si físicamente no estamos presentes? Dejar a los hijos al cuidado de solo uno de los padres o familiares cercanos puede producir una crisis familiar.

Separación, elección y evolución son las oportunidades que nos brinda una crisis. Sin embargo, justo en el momento en que las estamos atravesando… ¡que duro pueden llegar a golpear! Es por esto que los padres deben contar con recursos de protección y modulación de las crisis para resguardar la estabilidad y la salud emocional de sus hijos:

  • Ponte en el lugar de tu hijo: cuando el niño quiere tener a sus padres juntos y no los tiene, se frustra, se decepciona,  se desmotiva, se deprime, se llena de amargura y de resentimiento. Y cuando se encuentre sintiendo todo esto, su conducta estará guiada por dichas emociones, por ello permítele expresarlas; evita el maltrato a otros o a sí mismo o la destrucción de las cosas. Drena las emociones a través del dibujo, la narración de cuentos, la dramatización y del juego en el niño.
  • Conduce al niño a identificar las razones de su emoción.
  • Busca tiempo para hacer ejercicio en familia: la actividad física ayudará a drenar la ansiedad y el estrés de todos.
  • Para el adulto que queda con los niños busca drenar tus emociones, en su ausencia: los niños reflejarán lo que les proyectemos y si te derrumbas  frente a ellos ¿que pueden esperar del mundo a su alrededor?
  • Contáctate a diario con los niños: ¡tienes muchas herramientas tecnológicas para ello!  les demuestras que aún estás presente, buenas expectativas en cuanto a este futuro cercano, confiando plenamente en que nuestro Dios desde allá arriba nos tiene preparado lo mejor.

Finalmente deseo destacar, que para que todo esto fluya es imprescindible que la pareja se comunique de manera efectiva, sana, respetuosa, amorosa, manteniendo siempre la mirada fija hacia un mismo norte y uniéndose cada vez más.

¿Cómo fue la experiencia de tu trámite migratorio con respecto a tu familia? Compártelo por twitter, @MairaPradoL.