jueves, 16 de octubre de 2014

Empleo multibandera: 5 pasos para manejar el estrés de una entrevista de trabajo

Publicado en:
Familias Multibandera Portada
Por:
Temas:
cómo evitar el estrés en la entrevista de trabajo inmigrantes

Foto: Flickr / COD Newsroom (CC)

¿Cuántos de nosotros quisiéramos estar tranquilos y poder transmitir el verdadero potencial que tenemos?

Recuerdo una cliente que tenía una entrevista de trabajo. Siguió al pie de la letra la preparación que nos recomiendan los expertos en reclutamiento, sin embargo se acercaba el día de la entrevista y comenzó a sentir la presión, empezó a pensar que era su única oportunidad. Durante varias noches antes de la entrevista durmió mal y en el momento de la entrevista, entre el cansancio y el nervio, olvido lo que quería decir y no causó un fuerte impacto.

Las siguientes herramientas les pueden servir para manejar mejor las emociones y junto con la preparación recomendada por los expertos en reclutamiento de Emploi Québec, nos pueden ayudar a llegar a la entrevista empoderado y sereno:

1. Observar mis emociones sin juzgar

Observa tu cuerpo, ¿qué estoy sintiendo? Probablemente estoy nervioso y siento una presión en el estómago. O bien tengo miedo y siento que no me puedo mover.

Darles lugar a las emociones permite simplemente que fluyan y que no se queden estacionadas en nuestro cuerpo o bien se conviertan en insomnio, gastritis, etc.

Observarme  me permite estar consciente de lo que siento. No juzgarme es clave para que le demos todo el lugar que necesita a esa emoción que siento.

2. Observar mi pensamiento y crear frases poderosas

Crear dos o tres frases que pueda repetirme constantemente.

Pensar que no soy capaz, que no puedo, que no estoy bien preparado o que no tengo exactamente las cualidades que piden; me lleva directamente a sentir nervios y estrés.

Pero si yo lo identifico y lo cambio por frases poderosas como: “soy capaz”, “yo tengo derecho a obtener este empleo”, “yo puedo”, me voy llenando de energía positiva. 

3. Manejar la energía en mi favor

Las emociones son energía y también la puedo manejar a mi favor.

Por ejemplo: puedo ir a correr, o hacer cualquier otro ejercicio físico que me guste para que salga la energía, después me sentiré cansado físicamente y esto me ayudará a dormir.

Si a mí me tranquiliza escribir, puedo utilizar esta energía para escribir y sacar lo que estoy sintiendo. Tal vez puedo hacer un diario desde el día  en que me avisan hasta el día que paso la entrevista,  donde puedo escribir todo lo que voy sintiendo, lo cual ayudará a desahogarme y me hará sentir más tranquilidad. 

4. Desmitificar la entrevista y el entrevistador

Interpretar las palabras “entrevista de trabajo” como: “es una prueba,” “es mi única oportunidad”, “es ahora o nunca”, “es un examen”. Me genera mucho estrés.

¿Qué pasaría si buscamos una interpretación que nos empodere más que nos impulse? Por ejemplo: “es una conversación entre dos personas”, “es una plática acerca de mi vida profesional”, “es una conversación con posibles futuros colegas”.

¿Alguna vez has pensado que la persona que te entrevista es una persona como tú o como yo? Cierto, es el representante de la empresa;  pero es una persona como cualquier otra, tal vez tiene mucho estrés en su trabajo, tal vez tiene problemas familiares, etc.

Cuando nos damos cuenta de que el otro es un ser humano como cualquier otro, entonces desmitificamos a la persona.

Es muy distinto cuando llegamos frente a una persona como yo que frente a una imagen de una empresa.

Compara lo que sientes cuando piensas: “voy a pasar una entrevista de trabajo”;  a lo que sientes cuando piensas “voy a conversar con una persona como yo acerca de mi vida profesional”. 

5. Visualizar una conversación llena de armonía y confianza en mí

Ahora cierra los ojos e imagina una conversación llena de armonía y confianza.

Repite esto durante varios días, junto con tus frases poderosas.

Para mayor información escucha el podcast a continuación:

 

Si tiene algún comentario o sugerencia puede escribir a  lopez.anaelia@gmail.com