domingo, 2 de noviembre de 2014

¡Qué Ébola, ni qué ocho cuartos! Es la corrupción el virus que carcome al mundo

Publicado en:
Entre Fronteras Portada
Por:
Temas:
corrupción stop

Flickr – kmillard92 (CC)

Madrid.- Aunque el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, rechaza la imagen de una España sumida en la corrupción, lo cierto es que la andanada de escándalos que día a día se destapan, no ayuda a pensar lo contrario.

El mismo Rajoy ya pidió disculpas porque algunos de los implicados en corrupción pertenecen a su partido, el Partido Popular (PP).

El pasado martes, nos despertamos con la noticia de una gran redada practicada por la guardia civil en las ciudades de Madrid, Murcia, León y Valencia. Redada ordenada por el juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco. Se realizaron 259 registros, 400 requerimientos a entidades bancarias y de seguros, 30 embargos preventivos y 51 detenciones de personas.

El hecho inevitablemente me trasladó a Montreal. Me imaginé que se trataba de otro golpe de la UPAC, la policía anticorrupción de Quebec, creada por el exprimer ministro Jean Charest, como alternativa a una comisión de investigaciones, la misma que finalmente se instauró, bajo el nombre de Comisión Charbonneau. Como sabemos, esta comisión investiga, desde hace ya más de dos años, ilícitos en la gestión de contratos públicos en la industria de la construcción de la provincia, sin que aún se sepa quiénes son los cabecillas del entramado.

Evidentemente, no estaba en Montreal. Era tan sólo la constatación –lamentable- que la corrupción está por todos lados. La constatación que no es el Ébola, sino la corrupción, el verdadero virus que carcome a la humanidad, sin que haya laboratorio alguno capaz de generar una vacuna contra ella.

II.

Pero volvamos al tema.

La operación Púnica

Es el nombre de la redada policial española a la que hacíamos referencia. Entre los detenidos figura nada menos que  Francisco Granados, ex secretario general del PP en Madrid y hombre fuerte durante el gobierno de la Administración de Madrid, de Esperanza Aguirre, destacada política, quien fuera presidenta del Senado de España.

Además de Granados, hay otros funcionarios, hombres de negocios y no pocos alcaldes involucrados. Se sospecha que ellos formaban parte de una gran trama de corrupción en varios ayuntamientos y entidades regionales.

El caso Pujol

Mientras tanto, al noreste de la península ibérica, en Cataluña, los gritos independentistas no logran ahogar el gran escándalo que ha provocado uno de sus más preclaros líderes: Jordi Pujol.

Resulta que como se dice “el pez muere por la boca”, Pujol, quien fuera presidente de la Generalidad de Cataluña (suerte de primer ministro de esa comunidad autónoma) durante 23 años, confesó en julio pasado haber mantenido durante 24 años unos dineritos heredados de su padre (estimados en unos 4 millones de euros), en el paraíso fiscal del principado de Andorra; y que no había encontrado la posibilidad de regularizar esa situación.

Tras esas declaraciones, empezaron a salir más trapitos al sol. Hoy en día quien podría haber pasado a la historia como uno de los egregios catalanes, tiene abiertas varias causas judiciales por tráfico de influencias, delitos fiscales, malversación y blanqueo de dinero, entre otros cargos. Están siendo investigados no solo él, también su esposa Marta Ferrusola y seis de sus siete hijos, incluido el benjamín, Oleguer, uno de los organizadores de la campaña para la consulta independentista de Cataluña. De Oleguer se sospecha, entre otras causas, la compra fraudulenta de varias oficinas del Banco Santander de Cataluña, por un valor de 2.000 millones de euros.

Las tarjetas black

En la más antigua caja de ahorro de Madrid, fundada en 1702 y denominada desde el 2012 sólo como Caja Madrid, se descubrió la existencia de ciertas tarjetas de crédito, otorgadas a sus altos funcionarios como beneficios agregados a sus dietas. Se trata de las tarjetas visa black, emitidas por la misma entidad, por montos anuales de 25 mil y 50 mil, los que con los años acumularon fuertes sumas de dinero.

Lo extraño en este caso, es que los gastos de dichas tarjetas no eran declarados al fisco, ni por lso usuarios ni por la entidad. Dichos gastos eran contabilizados por Caja Madrid, en las partidas para pérdidas por errores informáticos. De este modo, evitaron que ellas fueran detectadas por las auditorías internas, por Hacienda y por el Banco de España.

El sistema lo estableció Miguel Blesa, quien fue el presidente de la Caja entre 1996 al 2009. Continuó la práctica Rodrigo Rato, al asumir como nuevo presidente. Él y los directivos (menos uno) disfrutaron de los beneficios de dichas tarjetas, sin reparar en lo extraño de la forma de llevar la contabilidad de las mismas.

Actualmente Blesa, ha debido ofrecer sus bienes personales para responder a la reparación civil interpuesta por el juez; y aún así no está llegando al monto de 16 millones de euros que se le interpuso. En cuanto a Rato, con más influencia en los medios financieros, logró que el Banco Sabadell le conceda la fianza de apenas 3 millones de euros exigida por el juez en su caso. Rato ya había devuelto unos 100 mil euros de dichas tarjetas.

¿Quién es Rodrigo Rato?

Es un destacado político y hombre de finanzas. Fue, entre otros cargos, presidente de Bankia y un buen ministro de Economía y Hacienda durante 8 años. Gran amigo del expesidente del gobierno español, José María Aznar y podría haber sido su sucesor, a no ser porque a última hora Aznar se decidió por Rajoy.

Rato también fue director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI). Lo que nos lleva a señalar el hecho que con Rato ya son tres los altos directivos de esa institución que tienen líos con la justicia. Los otros son: la actual presidenta, Christine Lagarde, quien está siendo acusada por las autoridades de su país, Francia, por negligencia en un arbitraje que favoreció al empresario Bernard Tapie, un personaje que goza de una gran fortuna (alguna vez detentó a través de operaciones en la bolsa, la propiedad de Adidas) y que es una especie de eterno enjuiciado, por distintos motivos. El tercer director gerente del FMI que ha tenido problemas es Dominique Strauss-Kahn, también francés y quien alguna vez –igual que Rato- estuvo a punto de ser candidato presidencial. DSK, será recordado por el escándalo de “agresión” sexual a una camarera del hotel neoyorkino Sofitel, y posteriormente acusado de proxenetismo y trata de blancas y no cesa de estar en el ojo del huracán.

Isabel Pantoja a la cárcel

El mundo del espectáculo español tampoco se escapa de los escándalos financieros. Justamente por estos días llegó a su fin el juicio que se le seguía a la conocida cantante Isabel Pantoja. El Tribunal Supremo le confirmó la condena a prisión por 24 meses y el pago de una multa por 1.140.000 euros, por los delitos de blanqueo de capitales.

La artista lucha por no ir a cárcel y ha ofrecido un plan de pagos, ya que supuestamente no tiene los recursos necesarios. Los tendría si el gobierno levantara el embargo sobre su vivienda, a fin de que pueda venderla. La decisión final será tomada el martes próximo por el consejo de Gobierno. Mientras tanto, Pantoja ya fue despojada de la Medalla que le otorgó el gobierno de Andalucía.

Sobre este affaire ya están presos la expareja de la cantante, Julián Muñoz, quien fuera alcalde de Marbella, la nueva pareja de este personaje, Maite Zaldívar y el hermano de ésta Jesús Zaldívar.

Otros casos

Para no hacer más larga esta nota, lo dejaremos hasta aquí, conscientes que en el tintero se quedan algunos casos como “los papeles de Bárcenas”; un asunto que data del 2013 y que tiene relación con la existencia de una doble contabilidad en los fondos del Partido Popular. Queda en el aire también el caso de las supuestas malversaciones protagonizadas por Iñaki Urdangarín, el yerno del exrey, Juan Carlos, quien arrastró consigo a su esposa, la infanta Cristina.

III.

Sin embargo, no podríamos terminar esta crónica sin hablar del pequeño Nicolás. Un joven español de 20 años, con cara de niño educado y atento, incapaz de matar una mosca, pero que por estos días tiene de vuelta y media a toda España.

Francisco Nicolás Gómez Iglesias, de repente salió de la nada y de sopetón se descubre que siempre ha estado allí, por todas partes. Una especie de Droopy, el famoso perro de la Metro Goldwyn Mayer.

Pero ojo, el pequeño Nicolás está en todas partes, pero siempre que se trate de las alturas del poder.  Al lado de Aznar, con la alcaldesa Ana Botella, cerca de Rajoy, con Esperanza Aguirre, con el empresario Juan Miguel Villar y hasta aparece en el besamanos al nuevo rey Felipe VI y a su esposa Letizia.

Frecuentaba discotecas de lujo e invitaba a sus amigos y él asumía las cuentas. Ocupaba los puestos VIP del Santiago Bernabéu. Se trasladaba en vehículos oficiales y con chofer. Ocupaba residencias de lujo; y se le ha visto fomentar encuentros entre políticos y empresarios.

Cada día aparecen más y más evidencias de él con las personalidades menos esperadas. Y no es de ahora. La televisión retransmitió unas declaraciones suyas a la prensa, cuando sólo tenía 10 años y hablaba como un adulto. Otra transmisión televisiva lo muestra a los 16 años supervisando la intervención de la prensa, en un evento con una alta personalidad.

A pesar de todo esto, nadie sabe quién es realmente el pequeño Nicolás. ¿Cómo ha llegado a estos niveles? ¿Quién lo respalda? ¿De dónde saca dinero? Por el momento seguirá siendo una incógnita.