miércoles, 5 de noviembre de 2014

Detenidos el alcalde de Iguala y su esposa: una luz en las tinieblas para conocer el paradero de los estudiantes

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

detenidos el alcalde de Iguala y su esposa

El alcalde de Iguala (México), José Luis Abarca, y su esposa, María de los Ángeles Pineda, fueron detenidos en una madriguera del Distrito Federal. Ambos son señalados como los autores intelectuales de la desaparición de los 43 estudiantes de magisterio, ocurrida hace más de un mes.

La pareja mostró durante casi dos años su deseo de poder, imponiendo un reino de terror en la ciudad, lo que terminó en una ola de violencia. Ambos fueron detenidos mientras dormían en una casa deteriorada de la avenida Jalisco.

Por su captura se ofrecían 120.000 dólares de recompensa.

Los análisis indican que su detención da una primera luz en el largo camino de investigación en el que se ha convertido este caso. Los detectives esperan obtener pistas para lograr dar con el paradero de los estudiantes.

El alcalde y su esposa habían logrado esconderse desde los tres días posteriores la la muerte de seis personas y la desaparición de los 43, en una brutal represión policial que se dio en Iguala. Ambos lograron escapar de la ciudad tras pedir una baja municipal.

Se señala que esta pareja tiene vinculación con el narcotráfico. Según declaraciones de Sidronio Casarrubias, líder detenido del cartel de Guerreros Unidos, ambos están en la cúpula local de la organización. La pareja había logrado un importante ascenso social, impulsada, en buena medida, por el poder del narco (en pocos años dejaron de vender sandalias y sombreros de paja para dirigir un imperio inmobiliario en Iguala, según reseña El País de España).

Fue entonces cuando se dio el salto a la política, el cual tuvo el apoyo de la tolda local del PRD. Abarca, en 2012, ganó la alcaldía de la tercera ciudad más importante de Guerrero, la región más violenta y pobre de México. Ya en la municipalidad, puso el control de la policía local en manos del cartel de Guerreros Unidos, el cual estaba encargado de elegir directamente a los agentes.

Abarca, de hecho, ha sido acusado de eliminar personalmente a sus rivales políticos.

La esposa, mientras tanto, ocupó un rol protagónico. Hermana de dos narcos e hija de una operaria de un capo, Pineda estaba encargada de manejar las finanzas del cartel en Iguala.

La mujer tenía pensado presentarse para las elecciones de 2015, pues estos años le sirvieron para ganar más ambición  de la que tenía. Fue nombrada consejera del PRD y llegó a ocupar la dirección de un organismo municipal de asistencia social.

Se cree que los estudiantes desaparecidos fueron llevados en camionetas de ganado a los cerros cercanos. No se sabe qué ocurrió después, aunque todo apunta a que fueron exterminados.

Las identificaciones realizadas hasta ahora de los cadáveres hallados en fosas comunes no han permitido corroborar esta tesis. Se espera que con el arresto de los Abarca se tenga más luces sobre el paradero de los jóvenes.