domingo, 9 de noviembre de 2014

Cada vez que ocurre una desgracia, Cristina Kirchner tiene un problema de salud

Publicado en:
Blogs Portada
Por:
Temas:
Tragedias y Cristina Fernández enferma Argentina Opinión

Foto: Captura de pantalla / YouTube

Hace una semana que la presidenta argentina, Cristina Kirchner, está internada en un lujoso sanatorio del coqueto Barrio Norte de la ciudad de Buenos Aires. Su ingreso al nosocomio coincidió con un violento temporal que arrasó con las viviendas de decenas de miles de ciudadanos.

Al principio se dijo que se trataba de un cuadro febril. Luego, el parte médico indicó “sigmoiditis”,  una inflamación o infección de la parte del colon llamada sigmoide y, más particularmente, de los divertículos allí presentes.

Desde entonces, como suele ocurrir cada vez que la mandataria argentina tiene un problema de salud, un férreo cono de silencio la resguarda. Poco y nada se sabe de ella. Y las especulaciones se multiplican. Lo mismo sucedió con las lipotimias a repetición, el hematoma subdural o el cáncer de tiroides que no fue, entre tantos otros diagnósticos que aquejaron a la señora de Kirchner.

Y, nuevamente, algún artículo de la Constitución Nacional es violado. Esta vez, le tocó al 88, que reza que “en caso de enfermedad, ausencia de la Capital, muerte, renuncia o destitución del Presidente, el Poder Ejecutivo será ejercido por el vicepresidente de la Nación…”.

Pero en la Argentina ya no saben en dónde esconder al vicepresidente, que sigue acumulando causas y procesamientos judiciales. También esta semana, se conoció que su moto Harley Davidson modelo 2007 está registrada en el domicilio en donde vive la madre de un expolicía que trabajó como custodio en la Administración Nacional de la Seguridad Social. Algo similar aconteció con un vehículo de su propiedad, que pasó de estar anotado en un médano en la costa atlántica -sí, en un lugar en dónde sólo había arena y mar- a la dirección de la moto mencionada.

Recibida el alta médica, Cristina Kirchner deberá hacer un estricto reposo, de casi dos semanas, que concluirá cuando comience el fin de semana largo por el día de la Soberanía (otro invento oficialista), previo al fin de semana largo por el 8 de diciembre y a las fiestas de Navidad y Año Nuevo, cuyo festejo en la Argentina suele ser cada vez más extenso. Es decir, cuando nos queramos acordar, ya estaremos en enero de 2015 y de vacaciones.

Lo cierto es que cada vez que sobreviene una tragedia, la titular del Poder Ejecutivo tiene un problema de salud. Uno se pregunta si es porque no sabe cómo enfrentar la situación y prefiere ausentarse, o porque le produce un dolor tan intenso que no queda otra que llamar a la ambulancia.

Twitter: @haineshernan