viernes, 14 de noviembre de 2014

Mayoría republicana aprueba construcción del oleoducto Keystone XL, clave para el petróleo canadiense

Publicado en:
El Mundo Portada
Por:
Temas:
Keystone XL Canadá EE UU pipeline

Foto: Captura de pantalla / YouTube

Con una amplia mayoría la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó este viernes la propuesta de ley para la construcción del polémico oleoducto Keystone XL. Ahora, el texto legal deberá pasar al Senado.

La propuesta contó con el respaldo de 251 votos de la Cámara -que ahora tiene mayoría republicana-, mientras que 161 votaron en contra.

Cabe recordar que este proyecto fue impulsado por el legislador republicano Bill Cassidy (Louisiana), quien, el próximo 6 de diciembre se enfrentará en una segunda vuelta a la senadora demócrata por este estado, Mary Landrieu.

En lo que se tengan los resultados de esos comicios se sabrá, finalmente, si la mayoría republicana del Senado (luego de la victoria de los conservadores en las elecciones del pasado 4 de noviembre), es de 53 o 54 senadores.

Tras esa victoria en las elecciones legislativas, los republicanos insistieron en que la construcción del oleoducto es uno de los principales temas en su agenda energética.

El presidente de la Cámara, el republicano John Boehner (Ohio), indicó que la votación de este viernes destaca la “necesidad de escuchar a la gran mayoría de los estadounidenses que apoyan el Keystone“, pues ayudará crear “miles de puestos de trabajo”.

Se estima que por el oleoducto se podrían transportar unos 830.000 barriles diarios de petróleo crudo sintético y bituminoso diluido desde Alberta hasta varias regiones de Estados Unidos, incluyendo las refinerías de Texas, del golfo de México y un centro de distribución ubicado en Oklahoma.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dejó entender, sin embargo, que podría oponerse a la propuesta, con un veto, luego de que la medida sea adoptada por el Senado, en el caso de que así sea.

Este proyecto, presentado por la firma TransCanada, es considerado prioritario para el gobierno canadiense. Bajo la presión de los demócratas y de diversas ONG, Obama aún no ha tomado una decisión, pese a que han transcurrido seis años desde que se iniciaron las negociaciones y a pesar de la entrega de un reporte ambiental sobre los efectos de la construcción del oleoducto.