lunes, 24 de noviembre de 2014

Big Hero 6

Publicado en:
Portada Reflexiones en 35 mm
Por:
Temas:

Big Hero 6 crítica Alan Abuchaibe

(2014) Dir. Don Hall, Chris Williams

La nueva cinta animada de Walt Disney Animation Studios es el primer esfuerzo de incorporar el universo Marvel al universo Disney sin contemplaciones; es una fusión entre la clásica fórmula de Walt Disney, desarrollada en los años treinta, y la inspiración contemporánea de una creación de Marvel tan reciente como el 2008.

Desde que The Walt Disney Company adquiriera Marvel Entertainment en el 2009, tras el éxito del filme Iron Man (2008) el mundo del entretenimiento se ha visto revolucionado. Hemos sido testigos de cómo el Universo Marvel en la cultura popular se ha expandido gracias al éxito rotundo que han tenido las cintas basadas en los súper héroes de los comic books creados por Marvel en la segunda mitad del siglo XX. El concepto de franquicia en el mundo del cine se ha redefinido gracias a la unidad y carácter episódico en el que son desarrolladas las cintas de Marvel, alcanzando su punto máximo en 2012 con The Avengers. Pero Disney no se ha dormido en los laureles y luego de utilizar la mayoría de los personajes populares del Universo Marvel se aventuró este año a echar mano a personajes de Marvel desconocidos para la mayoría de la humanidad como es el caso de Guardians of the Galaxy, y ha ido aún más lejos haciendo la primera adaptación animada de una historia de Marvel cuyo resultado es Big Hero 6.

Cabe destacar que esta novedad viene de la mano de otro fenómeno, el relanzamiento de Disney como generador de excelentes películas animadas después de que el estudio perdiera el brillo tras la finalización de la era que se conoce como el renacimiento de Disney a finales de la década de los noventa. Con The Little Mermaid (1989) Disney “mágicamente” se recuperó de uno de los periodos más oscuros de su existencia, comenzando así la llamada segunda era dorada de los estudios, por cierto, excelentemente descrita en el documental Waking Sleeping Beauty (2009), esta racha continuaría hasta 1998 con el último gran film de este periodo, Mulán. Desde entonces Disney trató de evitar los cuentos de hadas buscando crear películas más adaptadas a una generación que estaba siendo influenciada fuertemente por la llegada del internet y los videojuegos, y buscando diferenciarse de la competencia que representaba el rotundo éxito de Pixar. No sería sino hasta el 2006 cuando The Walt Disney Company comprara Pixar y los líderes de ésta última compañía tomaran las riendas creativas de Disney cuando el estudio volviera a sentir el éxito. El filme que marca el retorno de Disney como líder en magia (y mercadeo) es The Princess and the frog (2009), cinta que introduce a la primera princesa de origen africano, le seguirían Tangled (2010), el primer filme basado en historias de hadas animado en computadora, Winnie The Pooh (2011), película que representa el último filme animado a mano que Disney ha producido hasta ahora, Wreck-it Ralph, película que toca la nostalgia en la que se basa Toy Story (1995), y finalmente Frozen (2013), filme que marca el punto máximo de Disney como líder en animación, ganando el primer Oscar por un filme de larga duración para el estudio desde su fundación en 1923.

Es en este entorno resultado de la influencia de Marvel y del recién ganado nuevo renacer de los estudios Disney que se presenta Big Hero 6. Basado en una serie corta de comic books lanzada por Marvel en 2008, el filme reestructura la versión original para relatar una historia de origen de un grupo de jóvenes liderados por el adolescente genio Hero y un robot llamado Baymax que, junto con otros cuatro chicos y chicas, se convierten en superhéroes. El filme elimina el lado oscuro y dramático de la serie original, propio de los personajes de Marvel, y transfiere el original entorno japonés a un ciudad ficticia llamada San Fransokyo, obviamente una combinación entre San Francisco y Tokio, lo que aporta el primer elemento sorprendente del filme, el diseño de toda una ciudad influenciado por las dos metrópolis.

Me detengo para hablar un poco de la dirección de arte. En muchas películas animadas, como en las películas no animadas, la dirección de arte es fundamental para crear el ambiente y en muchos casos este aspecto define la película. En el caso de Disney la dirección de arte ha sido fundamental desde sus comienzos, Snow White and the seven Dwarfes (1937), Pinocchio (1940), Bambi (1942) y Sleeping Beauty (1959) son los ejemplos más impresionantes de este arte, en las películas contemporáneas, The Incredibles (2004), se lleva mi reconocimiento como la mejor dirección de arte de Pixar, seguido por Lilo & Stitch (2002), The Lion King (1994) y Monsters, Inc. (2001). En el caso de Big Hero 6, la arquitectura es bastante impresionante, no solamente influenciada por San Francisco y Tokio, sino también por el trabajo posmoderno de arquitectos como Frank Ghery, especialmente un edificio que es el elemento principal de la última secuencia de acción del filme.

Big Hero 6 crítica Alan AbuchaibeOtros elementos propios de la historia original que son cambiados en el filme son el carácter asiático de la mayoría de los personajes, convirtiendo a Hero y su hermano Tadashi en chicos de raza mezclada en lugar de japoneses, lo que deducimos debido a que los hermanos huérfanos viven con su tía quién luce completamente caucásica, mientras que ellos lucen claramente asiáticos, otro personaje llamado Fred en la historia original es también japonés y acá es un clásico “dude” norteamericano. Por otra parte el carácter de la familia de Hero es típico de Disney, no hay padres y la relación entre los miembros de la familia es tensa hasta que el protagonista se convierte en héroe y entiende el valor de la familia y los amigos; también hay una muerte al comienzo de la película como es el caso de muchas cintas de Disney siendo los mejores ejemplos Bambi y The Lion King. El filme está enfocado en Hero y su robot Baymax, un elemento fundamental en el que se ancla no solo la historia sino también la estrategia de mercadeo del filme. En las historietas Baymax es un robot protector, guardaespaldas de Hero, creado por el fallecido padre de Hero (la madre de Hero está viva en los comic books). En la adaptación cinematográfica el robot es creado por Tadashi y tiene un carácter médico, es una especie de enfermero del futuro. Este elemento da pie para algunos chistes y para darle a Baymax un corazón de oro, ya que no está programado para lastimar a ningún humano, sino por el contrario, para ayudarlo.

Además de Baymax, Hero es acompañado por cuatro jóvenes,  conformando así el grupo de seis que titula la historia. Estos personajes también difieren mucho de su origen en las historietas, y la verdad es que el filme no se detiene mucho a detallarlos, lo que resulta una lástima, porque no se genera una relación afectiva con el equipo completo que queda relegado a unos cuantos chistes y a ser el apoyo emocional y de acción de Hero y Baymax. Desde mi punto de vista es una oportunidad perdida. En cuanto al villano, no hay película de Disney ni historia de Marvel que no tenga uno, éste se presenta de una manera ingeniosa: al comienzo del filme ocurren una tragedia y un robo que motivan la creación del equipo de superhéroes y el cambio emocional de Hero, pero hasta casi la mitad del filme no sabemos quién es el villano, quién se presenta enmascarado y sin hablar. El filme se toma la licencia de jugar con un metaargumento cuando presenta a uno de los amigos de Hero y uno de los miembros de Big Hero 6, el ya mencionado Fred, como un nerd fanático de las historietas, quien se toma el tiempo de hacer sus deducciones sobre quién es el villano basado en lo que ha aprendido de tanto leer comic books, inteligente y divertido elemento que recuerda a Scream (1996).

Después del éxito de Frozen, Disney sigue apostando a la relación entre hermanos y su fuerza emocional. Si bien en Frozen la relación principal está dada por dos hermanas, en Big Hero 6 la trama gira en torno a dos hermanos, los antes mencionados Hero y Tadashi, lo que convierte de alguna manera a este filme en la versión masculina de Frozen. No se puede culpar a Disney de repetir una fórmula que ha sido tan exitosa. Big Hero 6 también tiene guiños a otras películas como una escena en la que la tía de Hero está viendo Frankenstein (1931) en la TV, dando así espacio para reflexionar sobre la creación de vida artificial por los humanos, uno de los temas en los que descansa Big Hero 6. Algo que resulta más obvio es el cortejo que significa este filme a las audiencias asiáticas que representan hoy en día las entradas de dinero más importantes para todos los estudios de Hollywood. La cinta no solo tiene personajes asiáticos, sino que también ha sido fuertemente promovida en el continente, teniendo su premier mundial en el Festival de cine de Tokio.

Para Disney Big Hero 6 sin duda resulta un éxito rotundo de taquilla, logrando el liderazgo en la cartelera cinematográfica norteamericana el fin de semana de su estreno a expensas de Interstellar, el filme de ciencia ficción del director Christopher Nolan que se esperaba arrasara en venta de tickets.

Si bien es un excelente filme lleno de acción y que representa la unión final de Disney y Marvel en el campo de películas animadas, casando los elementos que han definido a ambas casas por varias décadas, quizás se queda un poco corto en el desarrollo de los personajes, especialmente si se compara con la serie de películas no animadas de Marvel que se precian en manejar y desarrollar varios personajes desde el punto de vista emocional, y aún más si se compara con The Incredibles y Wall-E, ambas cintas de Pixar que desarrollan un fuerte lazo emotivo con el espectador y que tienen temas similares a Big Hero 6, una familia de superhéroes y un robot respectivamente, pero la relación entre Hero, Tadashi y Baymax logra su cometido y no olvidemos que al final del día es una película de Marvel, así que por qué no esperar unas cuantas secuelas donde veamos la evolución de los otros miembros del equipo de Big Hero 6.

Y no se olviden de otro elemento clásico de las películas de Marvel, quédense hasta después de los créditos para que se lleven una grata sorpresa.