domingo, 30 de noviembre de 2014

Se oscurece el clima político en la Argentina

Publicado en:
Blogs Portada
Por:
Temas:
Casa Rosada Argentina

Foto: Flickr – m4caque (CC)

Falta un año para que Cristina Kirchner abandone la presidencia de la Argentina. Sin embargo, ya se registran los primeros coletazos de una transición que, aparentemente, no será pacífica.

Hace 10 días, un juez y un fiscal ordenaron el allanamiento de Hotesur, la firma que explota el hotel Alto Calafate y entre cuyas accionistas sobresale la propia mandataria argentina. Los motivos aducidos fueron varios: delito en la actualización de datos y la no presentación de balances ante la Inspección General de Justicia, entre otros.

No se conocen los activos ni los pasivos de la sociedad anónima ni la conformación societaria actual, como tampoco quiénes integran el directorio en la actualidad, ya que también adeuda la inscripción de sus autoridades”, afirmó la diputada Margarita Stolbizer, que denunció la situación de la firma hotelera.

Vale la pena recordar que hace 10 días Cristina Kirchner aún guardaba reposo por un cuadro de sigmoiditis.

Pues bien, la denuncia y el posterior allanamiento despertaron la ira de la jefa del Estado y de su círculo íntimo.

Ministros, diputados, senadores y otros funcionarios oficialistas salieron con los tapones de punta a defender el honor y buen nombre de la señora de Kirchner y consideraron una afrenta que se la investigue. Como si presidentes y políticos gozaran de una suerte de inmunidad particular y única, distinta de la del resto de los mortales.

La mandataria argentina retornó a sus actividades y, fiel a su estilo, no tuvo mejor idea que denunciar por televisión lo que ella considera los negocios paralelos del juez que la está investigando.

Como suele ocurrir en este país, dominado por políticos adolescentes, pero no inocentes, el magistrado judicial ahora está en el ojo del Ministerio de Justicia –brazo dominado por Cristina Kirchner- y de otros funcionarios de la primera línea del gobierno. Por caso, la cuenta oficial de Twitter de la Casa Rosada se ha convertido en un órgano de difusión para defender a la Presidenta y atacar a los que la investigan.

En breve, los argentinos se olvidarán de este caso, aunque, seguramente, surgirá otro, de mayor volumen, y así, sucesivamente, hasta arribar al primer turno electoral.

Lo que está claro es que el kirchnerismo no tiene un candidato sólido y sigue insistiendo con la figura de la propia Cristina Kirchner, cuya re-reelección está expresamente prohibida por la vía democrática.

¿Hasta dónde serán capaces de llegar?