jueves, 18 de diciembre de 2014

Dos de cada 10 migrantes del mundo siguen en situación irregular

Publicado en:
El Mundo Portada
Por:
Temas:
Aeropuerto Montreal Trudeau

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

El Secretario General de Naciones Unidas aseguró este jueves 18 de diciembre que “demasiados migrantes siguen viviendo y trabajando en condiciones precarias e injustas“. Ban Ki-moon se pronunció con motivo del Día Internacional del Migrante.

En un comunicado de prensa, el Secretario hizo un llamado para que los derechos humanos de los 232 millones de migrantes del mundo sean respetados y protegidos. Dos de cada diez migrantes se encuentra en situación irregular.

“Las políticas migratorias deben estar basadas en la evidencia, en lugar de la xenofobia y las percepciones erróneas”, dijo el titular de la ONU, instando a los Estados miembros a reafirmar su compromiso con la formación de sociedades diversas y abiertas.

Por su parte, un grupo de expertos internacionales sobre los derechos humanos de los migrantes recalcó que la falta de maneras razonables para migrar de forma regular conlleva a menudo que estas personas sacrifiquen su dignidad, seguridad e incluso la vida para llegar a un destino más seguro.

“Las políticas represivas no logran parar la migración irregular ya que la necesidad de sobrevivir siempre es más fuerte”, indicó el relator especial de la ONU sobre los Derechos Humanos de los Migrantes, François Crépeau.

El relator sobre los Derechos de los Migrantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Felipe González Morales, explicó que en los últimos años se ha visto el impacto que tienen los grupos del crimen organizado a la hora de generar migración forzada, los cuales, al mismo tiempo, se aprovechan de los migrantes en las diferentes etapas del proceso migratorio.

En este sentido, añadió que la respuesta cada vez más común de los Estados a los flujos de inmigración imponiendo medidas restrictivas y protegiendo las fronteras constituye una violación de los derechos humanos de estas personas.

Carta abierta con ocasión del Día Internacional del Migrante

Por acuerdo de la asamblea general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), desde el 18 de diciembre del año 2000, los países pertenecientes a dicho organismo, conmemoran el Día del Migrante Internacional, reconociendo con ello que los hombres y mujeres de todas las latitudes pueden ejercer libremente su derecho a la migración pero, a su vez, los gobiernos tienen la obligación de salvaguardar la integridad y los derechos individuales de los migrantes del mundo.

A 14 años del reconocimiento internacional de un fenómeno cada vez más creciente y preocupante en el mundo, debemos despertar, preocuparnos y atender su dimensión exacta, para emprender acciones de gobierno equiparable con la proporción del contexto de la realidad migratoria de México y el mundo.

Diversas son las causas que originan a la migración; sin embargo, ¿qué implica la realidad migratoria?; ¿cuáles son las consecuencias? ¿cuáles son las acciones emprendidas por nuestro gobierno?; ¿cuál es la participación de la ciudadanía?.

Podemos realizar un sinnúmero de cuestionamientos para entender  si basta con lo emprendido hasta el momento, o la migración ha rebasado en todos sus niveles a las acciones realizadas  y ha dejado obsoletos a los sistemas de control migratorio, mientras persiste el sentimiento de abandono que el migrante sufre de sus autoridades al encontrarse, más allá de sus fronteras, ante la violación de sus derechos humanos, laborales y de salud por mencionar algunos.

La frontera sur  de  México es hoy en día un tema que ha puesto en alerta al gobierno de muchos países de la región de Centroamérica y  del mundo.

En el silencio de la democracia se escucha: “La migración es  hoy día una gran industria en la que todos ganan excepto el migrante”. Cada migrante genera una derrama económica entre  unos 3 a 5 mil dólares a los coyotes, funcionarios corruptos y grupos delictivos que los extorsionan en su esperanza de llegar a su destino y cambiar las expectativas de  vida para ellos y sus familias.  También se escuchan susurros que en voz baja comentan,  “hoy en día la migración es, a todas luces, la forma moderna de esclavitud“.

En Chiapas hay avances importantes en esta materia por el compromiso tanto del gobernador del estado Manuel Velasco Coello y del mismo presidente de la república Enrique Peña Nieto con el programa Paso seguro por la frontera sur, convenios de cooperación con los países de Centroamérica y mayor inversión económica como estrategia del plan mesoamericano que impulsará las economías de esta frontera desde puerto Chiapas y la frontera donde inicia México.

No obstante, el camino por recorrer es amplio ante un tema socialmente complejo y dinámico. Los migrantes son por ello tema que indiscutiblemente debe estar presente siempre en las agendas gubernamentales y en la conciencia y solidaridad de nuestra sociedad.

Dignificar la lucha de los migrantes por superar la pobreza y vivir en paz debe ser entonces un asunto legítimo para todos, que debe ser escuchado y valorado en todos los niveles de los gobiernos reconociendo su aporte y presencia regular y organizada, pues este asunto, como muchos otros, son el resultado de la realidad cotidiana que todos enfrentamos.

Por  Agustín Figueroa Flores.

Presidente,
Fundación México Presente.