domingo, 21 de diciembre de 2014

El Syrah: Un vino amable y sabroso para compartir las alegrías de este fin de año

Publicado en:
Blogs Portada
Por:
Temas:
Vino Syrah

Foto: Flickr – Joshua Alan Davis (CC)

El periodo de fiestas navideñas y de fin de año ya se acerca, y con él todas las delicias culinarias y preparaciones en la cocina que acompañan esos mágicos momentos entre amigos y familia.  La historia del hombre y la cocina es inseparable de la historia del vino. De hecho, el vino que bebemos hoy en día tiene en sus espaldas un largo y afamado recorrido.

Es por lo anterior que la elección de un correcto tipo de vino para los platos así como también su adecuado servicio es una importante decisión dado que ella puede potenciar favorablemente los sabores y aromas de dichas preparaciones. Este verdadero efecto sinérgico que se obtiene en el paladar, es lo que se logra a través del correcto maridaje entre un plato en particular y su acompañante ideal: la botella de vino.

A la hora de elegir el tipo de vino, un aspecto muy importante corresponderá a la identificación del cepaje con el que éste ha sido elaborado. Si bien es cierto que el nombre de la fruta con que se fabrica es la uva, en la terminología del vino utilizamos el termino cepaje. El cepaje es la variedad o tipo de uva utilizada en la fermentación para elaborar el vino y su adaptación al terreno y lugar de cultivo, determinará en gran medida la expresión, carácter y calidad final del mosto embotellado. El cepaje está compuesto por el armazón de sostén de los granos llamado el escobajo (entrega taninos al grano), las pepas (contienen aceites amargos), la piel (entrega taninos, color y levaduras) y la pulpa (contiene azúcar, ácidos, minerales y agua). En la elaboración de vinos tintos, el contacto y maceración existente entre el jugo y la piel es el que en definitiva aportará el color a los vinos así como también los taninos en el caso de los tintos con cuerpo.

Un cepaje muy popular en el mundo y que expresa vinos tintos con cuerpo es el Syrah (también llamado Shiraz por algunos países). Los vinos obtenidos a partir este cepaje presentan inconfundibles aromas a pimienta negra, especies y cassis evocando también algunas veces frutos rojos bien maduros como los berries (moras y arándanos). El Syrah es un vino robusto y profundo con una intensidad de color elevada. En la boca suele ser amable, con taninos abundantes, fácil a beber y donde, si el vino está bien terminado, puede llegar a expresar equilibradas notas lácticas y de tostado. Todas estas características organolépticas del Syrah lo transforman en un vino recomendable para acompañar platos a base de carnes rojas/caza, asados, cordero y platos condimentados; preparaciones que muchas veces son típicas en este periodo festivo del año.

Por otra parte es muy importante señalar que una correcta temperatura de servicio favorece la fijación de los aromas del vino así como también la obtención del deseado efecto que potencia los diversos sabores de las comidas. Una temperatura adecuada para apreciar al máximo un vino tinto con cuerpo como el Syrah se establece entre los 18º y 20º C.

Actualmente muchos países con vocación vitícola producen vino Syrah, sin embargo es mundialmente sabido que los bodegueros de Australia han logrado una reconocida expertise en sus técnicas de elaboración del cepaje.