miércoles, 31 de diciembre de 2014

2014, un gran año para el cine animado

Publicado en:
Portada Reflexiones en 35 mm
Por:
Temas:

Mejores películas animadas 2015 Alan Abuchaibe Blogs NM

Cuando se conoció la noticia de que Disney no estrenaría una película de Pixar en 2014 muchos dieron por sentado que este sería un año sin muchas emociones para el cine animado. A pesar de un retroceso creativo en el estudio, Pixar se ha convertido sin duda en el líder de la industria, siempre implementando mejoras visuales y tomando riesgos en cada filme estrenado. Su ausencia sería notada. Así que después del trago amargo de asimilar este hecho, aliviado por el anuncio de dos estrenos del estudio en 2015, el foco giró a ver qué ofrecían los otros estudios, y lo que encontramos a primera vista fueron una serie de secuelas y adaptaciones de conocidas historias. Rio 2, Planes: Fire & Rescue (filme producido por una división de Disney distinta a Pixar llamada DisneyToon Studios), Penguins of Madagascar, The Pirate Fairy y Mr. Peabody & Sherman, son algunos de los títulos que surgían en el horizonte. Las expectativas para estos filmes no eran muy altas, lo que quedó validado luego del estreno de las cintas que no arrojaron ningún resultado impresionante, ni a nivel creativo ni a nivel visual. Pero lo que no se veía venir a principios del año era la avalancha de filmes animados que, en parte debido al vacío dejado por Pixar y en mucho debido a su calidad visual y de contenido, encontrarían espacio para brillar en la gran pantalla.

Solo dos filmes producidos por estudios podrían tomar la batuta este año. Ambos ofrecieron excelentes resultados y ambos fueron comentados por mí en este espacio. El primero fue How to Train your Dragon 2, un filme que en resumen brilla por expandir el universo de la primera entrega y que lleva puntos por literalmente dejar crecer a los personajes ahora adolescentes y con problemas más complejos. Una cinta que decide desarrollar una historia familiar compleja incluyendo el tema de la muerte de los seres queridos y que finalmente luce hermosa en la gran pantalla.

El otro filme al que hice referencia en el blog fue la cinta de Disney Big Hero 6, un filme visualmente desafiante con una historia interesante pero que se queda corto al momento de desarrollar los personajes. El comienzo resulta prometedor pero no termina de encontrar su aspecto heroico. De igual forma es una muy buena película que introdujo un par de personajes que ya forman parte del mundo Disney, el niño genio Hero y el robot Baymax.

Luego tenemos las sorpresas…

Lego-MovieA comienzos del año las pantallas de cine recibieron The Lego Movie. Antes de su estreno nadie sabía qué pensar sobre este filme. Si bien es cierto que la expansión de Lego al mundo de los videojuegos y al mundo de la TV había sido un éxito, un largometraje parecía un exceso. Muchos temían que fuese un vacío comercial para la marca danesa de juguetes armables hasta que la gente empezó a ver el filme. El dúo de directores/escritores Phil Lord y Christopher Miller lograron una combinación entre la irreverencia propia de filmes como South Park: Bigger longer and uncut (1999) y la dulzura de Toy Story (1995).

El filme se enfoca en Emmet, un pequeño hombre Lego que lleva una vida absolutamente ordinaria y que, como en cualquier buena historia, es escogido para realizar cosas extraordinarias. En este caso Emmet, un constructor sin mucha imaginación y orgulloso de seguir planes, debe cumplir una profecía y salvar al mundo Lego de los malignos planes del villano político Lord Business. Para lograr el cometido, Emmet debe trabajar con un grupo de míticos héroes llamados los Masters Builders que a diferencia del cuadrado protagonista, no siguen las reglas para construir sino que construyen de manera creativa utilizando lo que puedan encontrar. El filme es una mezcla de elementos de cultura popular que incluye chistes y personajes de Star Wars, Batman y El Señor de los Anillos, pero que se ancla en el tema de la dualidad entre ser creativo y diferente o seguir las reglas sin tomar riesgos, ambos extremos reflejado en las dos maneras en las que la gente afronta los Lego, siguiendo las instrucciones o dejándose llevar. El filme también toca temas como el autoritarismo como forma de gobierno (la canción principal del filme “Everything is awesome” ha sido leída como una pieza de manipulación política dentro de la historia), la relación entre padres e hijos, y por supuesto toma una ruta emocional en la que refleja las emociones y sentimiento que ha vivido cualquier niño o adulto que alguna vez ha jugado con Lego. Además de la historia, The Lego Movie es visualmente impactante, animada de manera digital de forma tal que parezca stop motion, la cinta no deja por fuera ni un detalle de cómo lucen los juguetes, texturas, acabados y hasta la marca Lego en cada pieza lucen absolutamente reales. El filme no solamente ha sido un triunfo en la gran pantalla (es la cuarta película que ha recuadado más dinero en la taquilla en 2014), sino que también lo ha sido con la crítica, con nominaciones y premios por doquier. Es, hasta ahora, la cinta animada favorita para ganar el Oscar a mejor largometraje animado.

the-tale-of-the-princess-kaguyaOtra de las cintas animadas que empezó a hacer ruido desde comienzos del año fue la japonesa Kaguya-hime no Monogatari o The Tale of the Princess Kaguya. Si algún filme animado venía con pedigrí era sin duda éste. Esta historia viene del segundo estudio de películas animadas más importante del mundo después de Disney, el japonés Studio Ghibli. Fundada en 1985, esta casa ha producido las piezas animadas más sorprendentes de nuestra contemporaneidad incluyendo los clásicos My Neighbor Totoro (1998), Grave of the Fireflies (1988), Kiki’s Delivery Service (1989), Princess Mononoke (1997) y Spirited Away (2001), pero desde hace un par de años el estudio se ha visto envuelto en una serie de rumores de quiebra y cierre principalmente debido al retiro de uno de sus fundadores y figura principal de la compañía, Hayao Miyazaki. Saber del lanzamiento de The Tale of the Princess Kaguya resultó un alivio para los seguidores de este estudio y permite tener esperanzas sobre su futuro, sobre todo después de ver la impresionante película. La cinta dirigida por el cofundador de Studio Ghibli, Isao Takahata, fue estrenada en Cannes en mayo, donde causó revuelo, y luego vio su estreno norteamericano en el Toronto International Film Festival en septiembre, donde cementó su posición como una impresionantemente y hermosa pieza de cine animado. La historia está basada en un cuento popular japonés que data del siglo X y que narra la vida de una princesa mágica encontrada en el bosque por un cortador de bambú y sus constantes intentos de evadir las propuestas de matrimonio de los más importantes personajes del reino, incluyendo el Emperador mismo.

La adaptación cinematográfica es una pieza de arte inspirada en la tradicional pintura japonesa con acuarelas con un resultado hermoso en el que la animación parece salida de trozos de lienzos antiguos. Especialmente brillantes son las escenas que incluyen kimonos en movimiento y las que se desarrollan en el campo donde los animadores se toman la molestia de detallar animales, plantas y flores de manera sublime. La historia replica en su mayor parte la el cuento tradicional, pero cambia el objetivo final. En el cuento popular, la princesa confiesa que ella pertenece a la realeza de seres que habitan la Luna y que debe volver a vivir en el astro a su pesar y se va muy triste por dejar la tierra. En su desesperación por estar cerca de la hermosa princesa el Emperador ordena conseguir la montaña más cercana a la Luna y envía a ésta el elixir de inmortalidad que la princesa le dejó como regalo, el Emperador no quería vivir para siempre sin la princesa, y la montaña es nombrada “la montaña inmortal”, que en japonés es algo así como el Monte Fuji. El cuento explica entonces de donde viene el nombre de la emblemática montaña, pero en el filme la historia no hace ninguna referencia a este aspecto y en su lugar convierte la vida de la princesa en una alegoría a no disfrutar lo que se tiene mientras se le tiene y en estar atado al pasado sin poder disfrutar el presente. La cinta también incluye una historia de amor entre la princesa y un campesino; habla también sobre la relación entre padres e hijos y cómo los hijos no aprecian a los padres hasta que los pierden. A pesar de la nota de tristeza con que termina el filme y de su larga duración es una impecable y original pieza de arte digna de un estudio que no deja de sorprendernos.

Song of the SeaDe Europa llegó Song of the Sea. El segundo filme animado del irlandés Tomm Moore, después del nominado al Oscar El Secreto de Kells (2009), encuentra una historia mucho más enfocada y madura que la de esta primera cinta. Song of the Sea, realizada con hermosa animación tradicional que recuerda más a ilustraciones de libros infantiles que a películas, narra la historia de Ben, un niño de 10 años, y de su hermana de 6 años, Saoirse, y la aventura que ambos emprenden cuando se conoce que Saoirse, al igual que su desaparecida madre, es una figura mítica llamada Selkie, y que debe cantar antes de que termine el día de Halloween para liberar a todos los seres míticos de una maldición que los ha convertido en roca. En esta ocasión Moore trae su historia a nuestros tiempos y se enfoca en el paisaje oceánico de Irlanda, a diferencia de El Secreto de Kells, cuyas acciones se desarrollan en la época medieval y los bosques irlandeses. El filme está lleno de aventura y tragedia, como todo buen filme animado que se precie, pero el elemento que lo hace único es la inclusión de magia. Basado en mitología Celta y concentrado en la relación de los hermanos en sus funciones de hermano mayor protector y hermana menor que debe ser protegida, el filme ofrece impresionantes construcciones visuales de animación. Creativa y dulce, la cinta es un esfuerzo refinado y original inspirado en la iconografía Celta y corrientes de arte europeas como el Cubismo. Moore podría trabajar aún más la historia pero el resultado quita el aliento y pone algunas lágrimas en los ojos. Hay que estar atentos, porque Moore está muy cerca de entregar una pieza magistral en cualquier momento y mejor la vemos en la gran pantalla.

Kahlil GibransComo si esta impresionante lista de películas no fuese suficiente, el 2014 vio también un filme que es quizás el mayor esfuerzo creativo puesto en animación en la última década, Kahlil Gibran’s The Prophet. Un trabajo de amor de su productora, la actriz Salma Hayek, la cinta es una adaptación del libro de poemas en prosa del autor libanés Kahlil Gibran llamado El Profeta. El libro utiliza la historia de un profeta que en su camino para tomar un barco de vuelta a su país habla con la gente común acerca de temas universales que van desde el amor y el trabajo, hasta la comida, bebida, el matrimonio y la muerte. El filme utiliza la misma estructura del libro pero incluye a una pequeña niña y su madre que sirven en la casa donde habita el profeta quien en lugar de ser tal, es un preso político que es escoltado al puerto del pueblo para tomar un barco que lo llevará a la libertad. La niña, llamada Almitra, fascinada por las historias de Mustafá, el presidiario, recrea en su imaginación las palabras que en forma de poemas filosofan sobre aspectos de la vida y es allí cuando el filme se convierte en un espectáculo. Cada segmento o poema es animado por una impresionante lista de artistas de este arte. La dirección general está en manos del genio de Disney Roger Alles, director de The Lion King (1994) y luego cada segmento es dirigido bajo absoluta libertad creativa por una impresionante lista de animadores. Tomm Moore, sí el mismo que dirige Song of the Sea, está a cargo del segmento On Love, del mundo Disney vienen Paul y Gaetan Brizzi, hermanos que tuvieron su primer gran hit animado en Europa con Asterix y el César (1985) y quienes dirigen On Death, la ganadora del Oscar a mejor corto animado en 1993 por Mona Lisa bajando las escaleras, Joan Gratz está a cargo de On Work, Michal Socha recrea la libertad en On Fredom, Nina Paley ilustra On Children, Joann Sfar está a cargo de On Marriage, el dos veces nominado al Oscar por mejor corto animado, Bill Plympton, dirige On Eating and Drinking mientras que Mohhamed Saeed Harib le toca hacer visuales sobre On Good and Evil. Cada segmento es acompañado por hermosa música compuesta por el ganador del Oscar a mejor banda sonora por The English Patient (1996), Gabriel Yared. El resultado final es una pieza de arte que nos lleva a hermosos rincones de nuestro corazón. El filme a pesar de ser preestrenado en Cannes antes de ser terminado y finalmente estrenado en el Toronto International Film Festival, este año desafortunadamente no ha encontrado distribución internacional aún, por lo que no sabemos cuándo lo podremos ver alrededor del mundo, pero apenas aparezca es imperdible.

El dibujar para ilustrar y contar historias es la forma de arte más antigua, después de la música, y esta selección de películas animadas estrenadas en 2014 demuestra que este arte está más vivo que nunca, ya sea desde Asia, los Estados Unidos, Europa o como en el caso de Khalil Gibran’s The Prophet de todo el mundo, este año contamos con hermosos regalos de imágenes, historias y creatividad en la gran pantalla y eso hay que agradecerlo.

Gracias por leer y nos vemos el año próximo.

Twitter: @alanabumi