sábado, 3 de enero de 2015

Los canadienses que descargan contenido de forma ilegal podrían llevarse una sorpresa en el 2015

Publicado en:
Canadá Portada
Por:
Temas:
Computadora Apple / Noticias Montreal

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

Si es uno de los canadienses que suele utilizar torrents o descarga música de forma ilegal, quizá reciba una no muy grata sorpresa.

Este 1ro de enero entró en vigencia los últimos cambios de ley sobre derechos de autor de Canadá, la que busca atacar la piratería de contenido original.

Este nuevo cambio obligará a las empresas que ofrecen servicio de internet entregar cartas de parte de productoras y otros propietarios de derechos de autor informando a los clientes que están descargando material de manera ilegal y que podrían enfrentar procesos judiciales.

Las explicaciones

Los canadienses tienen que tomar en cuenta varias cosas. Por ejemplo, la ley permite enviar una advertencia, pero legalmente no obliga a las personas a detener este tipo de descargas.

Tampoco las empresas de internet podrán revelar los datos personales de los clientes que sean acusados de piratería. Esto sólo se hará al momento que las productoras presenten una demanda ante un tribunal.

Este método tiene como finalidad generar una advertencia que motive a los clientes a dejar de descargar contenido sin las licencias necesarias. La ley estipula multas de hasta $5.000 para quienes descarguen contenido sin autorización y hasta $20.000 para quienes no sólo lo descarguen sino también saquen un provecho comercial de esto.

La realidad

Muchos analistas han señalado que esta es una medida mínima que poco impacto podría tener en los consumidores y poco hará por detener la piratería.

Primero, requiere de grandes recursos para identificar y contactar a todas las personas que descarguen contenido de manera ilegal. Además, el retorno que las productoras podrían recibir es muy bajo para los esfuerzos legales que les tomará.

Sin embargo, una de las estrategias que las empresas podrían tomar es presentar demandas colectivas a grupos de clientes de una misma empresa, con la finalidad de justificar el esfuerzo.

Quizás alguien que descarga películas o música sin licencia nunca reciba una de estas cartas. Quizás algunos la reciban pero nunca enfrentarán algún tipo de proceso legal.