lunes, 5 de enero de 2015

Convierte tus propósitos de año nuevo en realidades

Publicado en:
Portada Salud .0
Por:
Temas:
Metas y objetivos 2015 Maira Prado Landaeta

Foto: Flickr / Rikki Rivera (CC)

Esta temporada de inicio de año generalmente va asociada al CAMBIO. Suele ser tradición, por este tiempo, emprender proyectos, asumir retos, hacer planes, promesas y buenos propósitos, con la intención de corregir hábitos negativos o actitudes que nos han creado dificultades e inconvenientes, comenzar acciones o conductas que queremos en nuestro repertorio de competencias o habilidades para la vida.  De igual forma, pensamos en nuevas estrategias o formas de responder ante los conflictos, contratiempos, adversidades, siempre pensando en el progreso personal y en el beneficio interno y externo.

Sin embargo, no basta querer cambiar o los buenos deseos, o en la buena voluntad o de mejorar y de cumplir unos propósitos adquiridos, o iniciar  acciones y hábitos positivos: es medular saber qué es lo que se debe hacer para que un buen propósito sea algo más que buenas palabras. ¿Cuál es  la manera más eficaz y práctica de llegar a convertirlos en realidad?.  María Soledad Mujica Medina, (en twitter @MariasMujica) consultora, coach y facilitadora organizacional, nos regaló una bitácora para ayudarnos a trazar un plan de vida.

Hacer un plan de vida es definir el rumbo que vamos a tomar en las diferentes áreas de nuestra vida. Nos ha de interesar el futuro, ya que ahí es donde pasaremos la mayor parte de nuestros días.

Concentrarnos, enfocarnos y diseñar a donde queremos llegar, las cosas que queremos tener o ser, determina en gran medida el logro efectivo de las mismas.

Para conseguir  lo que nos proponemos debemos cumplir con ciertas condiciones básicas, las cuales implican:

  • Autoconciencia y conciliación interna
  • Definir con detalle los objetivos
  • Diseñando cuidadosamente el plan de acción que se habrá de llevar a cabo

Esto es lo que conocemos como proyecto de vida, planeación estratégica personal o plan de vida, puede incluir metas personales, profesionales, económicas y espirituales. Para lo cual habitualmente se determina, planea y dispone por escrito lo que queremos ser y dónde queremos llegar en el futuro, pues una meta no escrita es sólo un deseo.

Para la cristalización este plan de vida es importante utilizar guías, para conocer el camino y poder medir que en cada meta, vamos tal como nos habíamos planteado, si no es así, tomar las medidas correctivas necesarias.

Soñar es el primer paso. Ahora aterriza el sueño con un plan de acción. Te invito a escribir tu meta en este cuadro y que te plantees acciones a tu alcance para conseguirla:

cumplir tus metas Maira Prado

Si quieres compartir tu meta escríbeme por Ttwitter, @MairaPradoL.

¡Feliz año!