martes, 6 de enero de 2015

¿Sería el dinero un impedimento para solucionar problemas que afecten a Montreal en caso de una catástrofe?

Publicado en:
Pensamientos e ideas Portada
Por:
Temas:
Tormenta Invierno Nieve Montreal 2012

Foto: Sofía Carrero

Parecería que los habitantes de Montreal estamos viviendo los efectos de una disputa entre los sindicatos y la administración municipal luego de la tormenta de hielo del primer fin de semana de 2015.

La ciudad de Montreal dice que limpiar las veredas (aceras) y las calles de la ciudad posiblemente tome más tiempo de lo normal, debido al frío extremo que se está viviendo.

Por otra parte, Michel Parent, presidente del Syndicat des cols bleus regroupés dice que la ciudad hubiera podido hacer más para “facilitar el regreso al trabajo después de las fiestas”.

Según se puede leer en un artículo publicado en La Presse, el líder sindical menciona que debido a que era domingo y que eso implicaba pagos extras al personal, la ciudad hizo lo mínimo necesario, incluso menos de lo acostumbrado para los servicios esenciales.

Luego de la acusación del señor Parent, la ciudad de Montreal contrarrestó y dijo que cayeron 23,7cm de nieve más 20 mm de lluvia de hielo, esto entre sábado y domingo. Según ellos, los diferentes arrondissements les informaron que todo el personal que debía trabajar, trabajó. El alcalde Denis Coderre dijo que “esta situación es excepcional” y pidió la comprensión e indulgencia de los montrealeses para este momento complicado para todos.

Veinte centímetros de nieve son limpiados en un promedio de cuatro días en Montreal. Esta vez, esto posiblemente durará mucho más tiempo debido a la condición de frío extremo que se vive. Los bomberos han recibido el doble de llamadas, y Urgences-Santé informa que hubo un gran aumento en la cantidad de personas transportadas a los hospitales debido a caídas. Y ni hablaremos de la cantidad de personas que estuvieron sin electricidad.

Bueno, todo esto lo sabemos. Hubo una tormenta y se supo de la misma y sus posibles consecuencias desde varios días antes.

Ahora quiero reflexionar y comienzo a preguntarme… en situaciones como éstas, donde la población necesita asistencia y hay formas de prevenir y minimizar ciertos eventos, ¿cuál debería ser la actitud de la ciudad y sus trabajadores?

Sabemos que principalmente en el último tiempo la ciudad de Montreal tiene una relación a la que podríamos llamar “imperfecta” con los diferentes sindicatos del personal municipal. Y aquí es donde la población podría llegar a sentirse “prisionera” de esto.

Todo está relacionado al dinero. Los problemas entre sindicatos y ciudad son por dinero. El que no haya trabajado más personal para minimizar los efectos de la tormenta se hizo por dinero.

¿Debe la ciudad pagar adicional a los funcionarios municipales cuando hay eventos fuera de lo común? ¿Dónde está el concepto de “bien común”? ¿Deben los funcionarios pedir que se les pague más cuando la población los necesita?

Tengo mis dudas. Y también me pregunto ¿Cuál hubiera sido mi reacción o posición si yo formara parte de uno de los sindicatos? ¿Cómo hubiera reaccionado?

Pienso que cuando hay un evento de estos el dinero no debería ser un problema para solucionarlo o prevenirlo. Ni la ciudad estimar en gastos, pero tampoco los sindicatos pedir que se les pague más cuando sus conciudadanos están necesitando su ayuda.

Pueden leer el artículo de La Presse aquí.