lunes, 19 de enero de 2015

Vigilia en Montreal para exigir más acciones contra el grupo islamista Boko Haram

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
Foto: Captura de pantalla / YouTube

Foto: Captura de pantalla / YouTube

Este domingo los montrealeses también levantaron su voz contra las acciones cometidas por los miembros del grupo islamista Boko Haram, en Nigeria. Los manifestantes pidieron al Gobierno de Canadá hacer más para combatir y frenar las acciones del mencionado grupo.

“Es una cuestión humanitaria. Hay muchas víctimas y no se puede ser insensible ante esta barbarie”, dijo a La Presse Canadienne, Lauriane Ayivi, una de las organizadoras de la manifestación que se llevó a cabo este domingo en Montreal.

Como se recordará, según informaciones recogidas por la ONG Amnistía Internacional, el ataque perpetrado el pasado fin de semana pasado por Boko Haram en la ciudad de Baga podría haber sido el más letal jamás perpetrado por el grupo al haber dejado más de 2.000 muertos.

En la vigilia los participantes pidieron al gobierno de Stephen Harper que Canadá participe en una coalición militar para luchar contra Boko Haram, así como incrementar la ayuda humanitaria a las víctimas del grupo.

Muchas de las personas que participaron en la demostración este domingo temen por la seguridad de sus familiares en Nigeria y Camerún, donde el grupo islamista lleva a cabo actos de violencia.

La diputada por el NPD Sadia Groguhé y el presidente del Concejo de la ciudad de Montreal, Frantz Benjamin, participaron y tomaron la palabra en la concentración.

“Hay que detener la masacre”, comentaron los participantes a través de las redes sociales.

Mientras los miembros de Boko Haram continúan sus ataques en África, miles de manifestantes se reunieron en varias ciudades del mundo, para condenar los actos y pedir un freno a las acciones del grupo armado.

Este grupo controla casi en su totalidad el Estado de Borno, en la región noreste de Nigeria. Desde hace seis años lleva a cabo una insurrección violenta.

De acuerdo con estimaciones, el grupo habría asesinado a 13.000 personas y 1,5 millones de ciudadanos han debido huir de las regiones donde se han instalado sus miembros.

El grupo también se caracteriza por secuestrar a jóvenes y niñas.