miércoles, 21 de enero de 2015

Longueuil: el agua siempre estuvo apta para su consumo, excepto en tres McDonald’s

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:
Foto: Flickr / Sarah Gilbert (CC)

Foto: Flickr / Sarah Gilbert (CC)

El agua potable puede consumirse en Longueuil, Boucherville y Saint-Bruno, luego de la crisis vivida la semana pasada tras un derrame de diésel. Las muestras comprueban, de hecho, que el agua siempre estuvo apta para el consumo, excepto en tres McDonald’s ubicados en esta región.

La ciudad de Longueuil informó este miércoles que a pesar de que el agua puede presentar aún un olor y sabor a diésel, su composición está conforme con el Reglamento Quebequense de la Calidad del Agua.

Entre el jueves y el viernes se tomaron más de 200 muestras, en distintos horarios, para así comprobarlo.

Sin embargo, tres de las pruebas, tomadas en restaurantes McDonald’s de esos sectores, indicaron que el agua no estaba apta para su consumo. “El jueves en la noche presentaban una concentración de contaminante superior a la norma de potabilidad”,

Se trata de los McDonald’s ubicados en el bulevar Roland-Therrien; en la calle Saint-Laurent y en la vía de Touraine a Boucherville.

Lo que informó la ciudad es que McDonald’s filtra de manera independiente el agua que proviene de su red y es allí donde la contaminación persistía.

El propietario de unas de las franquicias informó a Radio-Canada que el filtro del local fue cambiado luego de que levantaran el aviso que prohibió el consumo, el viernes pasado.

Según se conoció McDonald’s Canada realizará una investigación para comprender lo que ocurrió, agregando que las franquicias no sirvieron agua a sus clientes durante el período en el que estuvo prohibido el consumo. En el caso de los refrescos y demás bebidas -durante esos días- se vendieron en lata.