domingo, 25 de enero de 2015

Get Involved: hispanos y política en Canadá

Publicado en:
Blogs Portada
Por:
Temas:
Canada Day Ottawa Parliament Hill 2012 - Noticias Montreal

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

En las últimas elecciones parlamentarias federales canadienses de 2011 resultaron dos candidatos de origen hispano al Parlamento. Paulina Ayala (NDP – Honoré-Mercier, QC), de origen chileno, y José Núñez Melo (NDP – Laval, QC), de origen dominicano. Antes que ellos, Osvaldo Núñez (Bloc Quebecois – Bourassa, QC), de origen chileno, en 1993 y por un período, y Pablo Rodríguez (Liberal  – Honoré-Mercier, QC), de origen argentino, en 2004 y por tres períodos, fueron representantes ante el Parlamento Federal. 

De una u otra manera, conscientes de representar a todos los electores de sus circuitos, canadienses, chinos, hindúes, filipinos y muchos otros, ellos nos representaron y representan el origen hispano ante el Parlamento Federal. 

Muchos de nosotros venimos convencidos de no querer saber nada de la política, de no querer vincularnos a los partidos políticos o a nada que se parezca a ellos y quizás haya razón para ello. Muchos canadienses piensan lo mismo. La moda, que se comenzó a vender a nivel mundial de la antipolítica, del antipartidismo y en pro de la tecnocracia, caló y profundamente. Muchos lo compramos. Lo político no sirve, viva la tecnocracia. 

No voy a analizar o discutir si hay razón o no para el triunfo de la antipolítica. Lo que quiero es llamar la atención acerca de la necesidad de entender lo importante que significa, para nosotros como inmigrantes de origen hispano, el participar en la toma de decisiones: votar. 

Si usted es inmigrante y ha logrado la residencia permanente o ya es ciudadano, tiene derecho a escoger en su circuito electoral (Riding) al candidato a diputado de su preferencia para cualquier elección, provincial o federal, en cualquiera de los partidos políticos existentes si se inscribe en el mismo.

Si usted no desea inscribirse en el partido político de su preferencia y ya es ciudadano, se puede inscribir en la agencia electoral provincial o federal para votar en las siguientes elecciones generales como, por ejemplo, las que ocurrirán este año a nivel federal, posiblemente en octubre. O, mejor aún, en las próximas elecciones cívicas, municipales, de la ciudad en la que habita.

Lo que quiero destacar es las consecuencias que tiene el No Participar, dejar en otros la toma de decisión de quién debe ser mi representante cuando es, más que un derecho, un deber cívico de todos aquellos que lo pueden ejercer. Basta con recordar lo que ha pasado en nuestros países por haber dejado que otros decidieran por nosotros. 

Más de una vez he escuchado, y seguro estoy que mucho de ustedes también, que no votamos porque da lo mismo hacerlo o no. Que mi voto no importa. Para qué votar si todos son iguales. 

¿Hay razón para pensar así?

Si somos apáticos y no nos importa cómo se usan el dinero de mis impuestos que religiosamente pago a nivel municipal, provincial o federal, bienvenido. Si me interesa que se haga uso eficiente de mis impuestos, que se atiendan los problemas que estimo son prioritarios, entonces, el primer paso es votar. 

Get Involved, como lo dicen en inglés. Involucrarse, participar debe ser una responsabilidad cívica nuestra como hispanos inmigrantes en Canadá. No repitamos la historia, no traigamos el pasado apático y seamos reales ciudadanos, ejerciendo nuestro derecho.

Yo, por mi parte, aspiro a ser candidato a diputado provincial en Alberta.