lunes, 26 de enero de 2015

Reanudación de relaciones Cuba-EE UU: la percepción de políticos, medios y el público hispanoamericano (y III)

Publicado en:
El arca de Enoïn Portada
Por:
Temas:
Foto: Flickr /  dcwriterdawn (CC)

Foto: Flickr / dcwriterdawn (CC)

Viene: Reanudación de relaciones Cuba-EE UU: la percepción de políticos, medios y el público hispanoamericano (II)

El punto de vista de los lectores de medios

El análisis del punto de vista de los lectores, oyentes y (videntes) de medios sobre los sucesos, que les son comunicados por éstos, no es muy tomado en cuenta a la hora de llevar a cabo las síntesis analíticas, de aquellos sucesos que marcan la historia. En una época regida por la web 2.0 darle curso al punto de vista de los lectores nos parece importante en un caso como éste. La facilidad que tienen los lectores de interactuar con los medios en línea, nos permite de incorporar sus reacciones a partir de las acotaciones, que estos dejan en el registro de comentarios y en los vínculos de redes sociales, que van unidos a cada noticia.

Sobre las glosas de los lectores a las noticias relacionadas con este incidente hay que resaltar tres cosas: 1) que las reacciones varían de un medio al otro y de un país al otro; 2) estas reacciones nos transmiten la visión que el mundo real se ha construido a lo largo de 56 años de una confrontación, en la que el lenguaje no fue siempre el lenguaje diplomático; y 3) el punto de vista de un gran porcentaje de la gente refleja su posición ideológica.

El análisis de la opinión de los lectores nos permite de considerar que, generalmente, un gran porcentaje del público se forma su primera impresión de los hechos a partir de los cuadros conceptuales que ha construido a lo largo de la historia y no a partir de las opiniones de última hora de los dirigentes y los editoriales de los medios. Revisar los comentarios de lectores nos permitió detectar cuatro marcos conceptuales de análisis: 1) el marco ideológico-político, propio de los activistas; 2) el marco diplomático-historiográfico, común a los amantes de la geopolítica; 3) el marco político-económico, que atraviesa todas las anteriores visiones; y 4) el marco teológico-religioso.

En ABC, si bien uno que otro comentarista, como unesclavo, felicita a “los cubanos por resistir 60 años de bloqueo y porque ese bloqueo ilegal se haya levantado”, son más los lectores como Facundo que consideran la reanudación de las relaciones entre los dos países como “una rendición incondicional” de Estados Unidos y “otro triunfo de los Castro”. El ejemplo patente de esto es un comentarista apodado Viriato AA, que sostiene que en ese acuerdo “hay un tufo a traición desde la izquierda que espanta”. Según este lector la izquierda peligrosa es la invisible. En Estados Unidos esa izquierda, que ha estado capitaneada por Jimmy Carter, ha querido en esta ocasión “hacer borrón y cuenta nueva después de 60 años” de horrores en Cuba.

Por su parte los lectores de La Nación (Argentina) protagonizaron un agitado debate en el que las posiciones se reparten entre el señalamiento del fracaso del régimen cubano, la victoria de Cuba y el señalamiento de la capitulación de Obama. Esta última es la posición de un comentarista apodado barneybarney. Para él “los temores republicanos sobre Obama se confirman…, pues ellos acusan a Obama de comunista”  y “consideran esta medida unilateral de Obama como una traición”, porque con ella “quien gana […] es Cuba”. 

Los que resaltan la victoria de Cuba en este largo pulso advierten, como elbuitre12, que ésta es una de las “paradojas [que] tiene la historia. EE UU ganó la Guerra Fría contra el imperio soviético pero la perdió contra una pequeña isla”. Para él el régimen cubano obtiene un “triunfo simbólico”, ya que “EE UU dio marcha atrás con su política de 50 años y admitió que no sirvió”. Del mismo parecer es CapitanMisterio, que advierte que “queda para la historia la derrota asestada por el pueblo y la dirigencia heroica cubana […] al Imperio más poderoso de la historia humana”. La posición de los que piensan como los dos anteriores comentaristas es reforzada por FLKFLK, que sostiene que todo se resume en una “forma decorosa de decir que estaban equivocados”.

Los que aducen el fracaso del régimen cubano esgrimen argumentos como los de calistaflo, que considera que al entrar a negociar con los Estados Unidos los que reconocieron que estaban “equivocados” fueron los dirigentes cubanos, que comandan “el único enclave comunista anacrónico en el mundo”.  Este tipo de postura son reforzadas por lectores como Andres_N, que considera que con la reanudación de relaciones “el grone quiso decir que Cuba es obsoleta, no la política hacia ella.”

La posición de Andrés N encuentra correspondencia en mrcelo_m, que advierte que en esta negociación “los que se bajaron los lompas son los Castro”. Para él, los dirigentes cubanos “no tienen más de donde sacar un dólar, con la caída de la economía rusa y la baja del petróleo venezolano”. Dentro de esa coyuntura “Obama les cuadriplicó el monto de las remesas y entregaron la cola”. En fin, están aquellos como kamilokanegato, que considera que “al que menos le conviene esto es a Fidel Castro [pues] se queda sin tener a quien culpar por el fracaso de su ideología retrograda y totalitaria”.

En fin hay una cuarta posición: la posición de ferminsan1, que se aleja de todos los extremos y tercia dando gracias a “las dos partes por terminar con esta reliquia de la Guerra Fría”.

En el foro de lectores del Diario Las Américas sale a relucir la división del exilio cubano frente a la medida. Allí, mientras lectores como pomed felicitan al presidente Obama, exclamando “muy bien presidente Obama, la mayoría del pueblo americano lo apoyamos, usted demuestra sabiduría, e inteligencia; los tiempos cambian, usted y su partido están en el centro del problema… cierre brillantemente” su gobierno; lectores como José Martínez estiman que “desgraciadamente este acuerdo es una traición a nosotros los cubanos”. Argumenta este comentarista que los dirigentes cubanos no van “a cambiar el sistema comunista por el que han luchado por más de medio siglo”. Por eso ante la crisis que padece Cuba, lo que ha hecho Obama es tenderle “la soga de salvación [al sistema] ya que Venezuela no puede ayudarlos más y esta soga es con la que nos van a ahorcar”.

Hay comentaristas como Felipe Jorge González, que resaltan con pragmatismo “la valentía y los grandes cojones” del presidente Obama, que ha tenido el coraje “de enfrentarse al puto lobby de viejos trasnochados” de Miami. González considera que llegó el momento de “invertir en La Bella Cuba y ayudarla a salir para adelante”. En oposición,  eddietoriales advierte que “desde el punto de vista de política exterior se pudiera decir que Obama está más confundido que Adán en el día de las madres”. En todo caso, entre los comentaristas del Diario Las Américas parecen ser mayoritarios aquellos como Lázaro, Jr., que consideran que hay que “encontrarle sentido común” a la medida y mirarla “como una estrategia del Presidente a favor de la democracia en Cuba [ya que] llevamos 55 años de dictadura y hasta ahora siempre el régimen ha encontrado una salida a sus crisis”. A los que rechazan la medida, este comentarista les pregunta que ¿Qué otra estrategia trabaja mejor?”.

Foto: Captura de pantalla / YouTube

Foto: Captura de pantalla / YouTube

En el portal Cuba Debate casi todos los comentarios se circunscribieron a felicitar a los cinco. Allí la mayoría de los que participan en el foro emiten comentarios como los de Un cubano feliz, quien asevera: “Increíbleeeeeee, parece un sueño, los cinco compatriotas en Cuba. Ya me imagino la alegría de los familiares. Nos sumamos a tan relevante noticia. Felicidades hermanos. Cuba está de fiesta. Esta fecha será recordada por los siglos de los siglos. A celebrar cubanos.” O los de otracubanafeliz, que anotó: “Pienso en sus familias, en Fidel, en cada cubano revolucionario. Feliz regreso a casa hermanos”.

En Colombia los lectores de la revista Semana se dividieron en tres grupos: 1) los que satirizaron con la noticia el discurso del expresidente Álvaro Uribe Vélez, que le hace oposición a las negociaciones de paz en La Habana, entre el Estado colombiano, dirigido por el presidente Juan Manuel Santos, y la guerrilla de la FARC, aduciendo una amenaza castro-chavista para el país; 2) los que resaltaron la victoria de Cuba; y 3) los que resaltaron que Obama se equivocó.

El último es el discurso de personas como yosise que se pregunta qué le pasa Obama. Para él, el presidente estadounidense, al abandonar unos principios que han demostrado que son los que hacen de Estados Unidos una sociedad envidiable, muestra que está perdido o poseído. Yosise considera que Obama, pasando por alto que Estadas Unidos es un país democrático, se dispone a ayudar a los dictadores cubanos, para que continúen  esclavizando en los cañaduzales a su pueblo. El mismo punto de vista esboza caliescali, quien sostiene que se nota “que Obama vive en la ignorancia, pues [no se da cuenta que] con esto le da más poder a los dictadores cubanos”.

En el lado opuesto se encuentran aquellos como Rafael Hernández, que argumentan “que con esta gran noticia los que van a ganar no son sus líderes revolucionarios”. Para Hernández “Fidel y los que lo secundaron en esta libertaria lucha, ya ganaron hace mucho tiempo y la historia así se los tendrá que reconocer algún día”. Según él, en esta ocasión “el verdadero ganador por resistencia y verdadero amor a la Cuba revolucionaria es el pueblo, el aguantador,” que sufrió “más de 50 años sin doblegarse, sin claudicar en sus ideales y posturas sociales”.

Entre los satíricos se destacan personas como PODEROSO DIM, quien usando un tono de reportero de noticia informa del impacto generado por la notica, en la sede del Centro Democrático, partido de Álvaro Uribe Vélez, donde supuestamente se encuentra el corresponsal. Según este comentarista, al enterarse de la noticia la cúpula del uribismo concluye que “el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, se volvió castro-chavista al servicio de las “jar”. El mismo tono satírico es utilizado por paulmichelsantana, quien escribe: “Pobre Uribe Vélez. ¿Y ahora qué va a hacer? No le queda más remedio que ponerse a atacar a Obama”. Por su parte rangarita advierte que esta “parece noticia del día de los inocentes”, pues denota “otro logro del castro-chavismo que se metió a EE UU”. Según él, esta es una “noticia no apta para uribestias”.

Para anibal.gonzalez.121772 la noticia causará “un efecto dominó” en el seno del uribismo. Para él, al quedarse “sin argumentos castro-chavistas”, el Centro Democrático se convertirá en “un movimiento anacrónico”.  Según este comentarista la noticia supone un “duro revés para dos personajes nefastos: Maduro en Venezuela, que ha llevado a esa nación a la más absurda crisis económica y Uribe en Colombia, que absurdamente se opone a los diálogos de paz”.

Finalmente, cómo pasar por alto aquellos comentaristas como fredylondon, para quien la noticia anuncia que “está carca el levantamiento de la Iglesia de Cristo, pues en el reinado del anticristo debe haber paz mundial por tres años y medio. Luego vendrá el Armagedón”. Según él “ya todo está cumplido: los Judíos han vuelto a su tierra, Israel es Estado y han recuperado la mayor parte de su territorio,  y candidato a ser el anticristo ya hay uno”.

En gracia de síntesis podría decirse que los puntos de vista de los lectores de los diferentes medios analizados podrían sintetizarse en tres grandes bloques de opinión. De un lado están aquellos como urielsonparadacontreras, que exclamó en las páginas de comentarios de Semana: “Viva Cuba, la arrecha la que nunca se doblegó” y tan “pequeñita” ella”. Del otro están los que opinan como ERiso1, que en La Nación escribió: “Bien por Obama. Se viene Cuba capitalista que florecerá rápidamente con la ayuda de los exiliados y por el enorme potencial turístico que tiene.  Va a dejar a los últimos izquierdistas obsoletos sin tener donde aferrarse”.

En una dimensión diferente se encuentran los pragmáticos que opinan, como Sergio, quien en el Diario Las Américas consideró que ya era “tiempo de cambiar este juego de DOMINO que no se mueve y aún tiene fichas”. Para él en este partida “cada quien tiene su propia historia”, por lo que en el fondo considera “saludable para el pueblo cubano [la reapertura de] relaciones diplomáticas y comerciales con EUSA; que vayan norteamericanos a Cuba y que los cubanos vean que no son enemigos”. Para Sergio lo importante en todo este debate no es saber quién gano y quién perdió, sino de tratar de responder la pregunta siguiente: “¿están los cubanos preparados para tener una democracia?”, lo cual envía el debate a otro apartado de correos.