viernes, 30 de enero de 2015

Caída de los precios del petróleo: JP Morgan advierte sobre efectos para la economía canadiense

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:
Foto: Flickr / Kristen Cavanaugh (CC)

Foto: Flickr / Kristen Cavanaugh (CC)

Las advertencias siguen llegando para la economía canadiense, esta vez, desde el exterior. Uno de los grandes bancos de Estados Unidos, el JPMorgan Chase & Co, asevera a través de un reporte que “habrá sangre” por la caída de los precios del petróleo (en un sentido figurado, claro está).

La advertencia apunta, en buena medida, a la economía petrolera por excelencia de Canadá, la de Alberta, aunque el gigante de Wall Street asegura que los efectos se sentirán en todo el territorio canadiense.

Para JP Morgan Chase, Alberta caerá en recesión, tal como lo advirtió semanas atrás la Conference Board of Canada. Pero el resto de la economía canadiense también se verá afectada.

Como se sabe las empresas petroleras ya ha comenzado a recortar el gasto y a despedir empleados, todo como consecuencia del retroceso en el costo del crudo. Para Kevin Hebner, estas primeras consecuencias representan la “sangre directa” de la situación actual.

Pero los analistas del banco creen que la situación puede empeorar si se analizan los datos dados por el Banco de Canadá la semana pasada, cuando anunció la reducción de la tasa de interés de referencia, la primera modificación desde septiembre de 2010.

De acuerdo con Hebner, la medida anunciada por el BoC muestra que hasta ahora sólo se ha observado “la punta del iceberg” en términos de efectos directos, agregando que las preocupaciones adicionales vienen cuando se analiza la deuda promedio del canadiense y los mercados inmobiliarios del país.

En términos de empleo, el especialista señaló en una entrevista que cada puesto de trabajo en el sector energético genera, de forma indirecta, otras dos o tres plazas.

Este panorama es negativo, además, si se considera que cualquier cambio en las condiciones de los hogares podría ser nefasto, tomando en cuenta el nivel de endeudamiento de los ciudadanos y los precios sobrevalorados de las viviendas en algunas ciudades del país. (Hoy el FMI indicó que esa sobrevaloración permanece entre 7 y 20%).

En el caso de Calgary, por ejemplo, el mercado inmobiliario ya ha comenzado a dar señales de retroceso y el BoC lo sabe, pues ha expresado su preocupación por lo que puede representar para esta región.

Al decir “habrá sangre”, Hebner se refiere a la reducción de la inversión y a las “decenas de miles de empleos” que se perderán.

El lunes, el TD Bank también se refirió a la posibilidad de que Alberta caída en recesión y proyectó que el banco central canadiense volverá a reducir el tipo de referencia a lo largo de este año.

Para Ontario el panorama no necesariamente será tan desalentador, advierten los especialistas, quienes están apostando a que la provincia saldrá beneficiada por la caída de los precios de la energía y el retroceso del dólar canadiense.

Derek Holt, economista del Scotiabank, advirtió por su parte que Canadá depende, hoy más que nunca, de la energía, pues representa 1 dólar de cada 4 dólares de las exportaciones y el 13% del PIB, según reporta The Globe and Mail.

Los analistas siguen preguntándose, con un tono pesimista, si un loonie más débil y un crecimiento más fuerte al sur de la frontera compensarán los efectos de lo que viene ocurriendo en el sector de recursos naturales.