jueves, 5 de febrero de 2015

Avance de la deuda de los hogares en Canadá es el segundo mayor en el mundo (sólo Grecia lo supera)

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:
Deuda de los canadienses, informe sobre la deuda de los canadienses

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

Estamos acostumbrados a ver a Canadá en los primeros puestos de los ranking mundiales, generalmente para destacar las cosas positivas del país, como calidad de vida, ambiente para los negocios, universidades…Sin embargo, no todo es tan positivo como se desearía y hoy el ranking en el que destaca el país toca de cerca los bolsillos de los canadienses: el nivel de endeudamiento de los hogares.

De acuerdo con un estudio del McKinsey Global Institute, los hogares canadienses registran el segundo avance más acelerado de la deuda, superados únicamente por Grecia, cuando se miden las obligaciones respecto al ingreso. Esto, claro está, entre los países desarrollados. Y vaya que Grecia no es una buena referencia si se considera la crisis que sus ciudadanos han tenido que enfrentar durante los últimos años.

El estudio observa el crecimiento de la deuda de los hogares entre 2007 y 2014.

VER TAMBIÉN: 

Canadá es, de esta manera, uno de los siete países que se encuentran en una posición vulnerable. Lo acompañan Holanda, Corea del Sur, Suecia, Australia, Malasia y Tailandia.

El reporte destaca que estos países “ahora tienen ratios de deuda similares a los que tuvo Estados Unidos y el Reino Unido al punto más alto de la burbuja crediticia”.

Según este estudio, la deuda de los hogares canadienses avanzó a 155% del ingreso el año pasado. Hace siete años ese ratio era de 133%.

Sólo Grecia registró un avance más significativo, mientras que en EE UU se dio más bien un retroceso de 26 puntos porcentuales.  Desde la burbuja inmobiliaria el ratio deuda/ingreso ha ido descendiendo al sur de la frontera.

Para los analistas detrás del estudio el mayor riesgo de los niveles de endeudamiento en el país es que el panorama se complique si el poder adquisitivo de los ciudadanos se reduce al tiempo que caen los precios de las viviendas. Se podría generar una espiral descendente.

Hay otros países, como Dinamarca o Noruega, donde el peso de la deuda de los hogares es mucho mayor (hasta 250%).

Todo este escenario se da en un momento en el que los precios del petróleo siguen en retroceso. La mayoría de las proyecciones indican que así será por un buen tiempo. JP Morgan & Chase advirtió que “habrá sangre” en términos de pérdidas de empleos. Los analistas también han previsto que el mercado inmobiliario sufrirá un impacto, con una “temprana” muestra en Calgary (Alberta, provincia petrolera por excelencia del país), donde la venta de viviendas cayó 39% en enero, en comparación con hace 12 meses.

Por ahora estos efectos en el mercado inmobiliario se han evidenciado sólo en las regiones con gran presencia de la industria petrolera.

Para el reporte de McKinsey es necesario que haya un mejor manejo de la deuda de los hogares, que se realicen contratos hipotecarios más flexibles y que se refuercen los estándares para los préstamos tanto como sea necesario.