sábado, 7 de febrero de 2015

Denuncian indiferencia de pasajeros y personal de la STM en accidente mortal en el metro de Montreal

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
Foto: Captura de pantalla / YouTube

Foto: Captura de pantalla / YouTube

De acuerdo con un forense, la indiferencia de las personas al ver a un hombre herido, que posteriormente falleció, en una estación del metro de Montreal, es algo preocupante.

Se trata de Jacques Ramsay, quien denunció la indiferencia con la que pasajeros y personal del STM vieron herido a Radil Hebrich, de 59 años de edad, y no hicieron alguna acción para socorrerlo.

En enero de 2014, Hebrich salía del metro. Se encontraba en estado de ebriedad. Justo cuando las puertas estaban por cerrarse, titubeó al salir, casi sin equilibrio, y terminó siendo golpeado en la cabeza con un tren en movimiento en la estación Langelier. A partir de ese momento, el hombre, de origen argelino, fue dejado a su suerte. El reporte entregado por el forense evidencia (sobre la base de las imágenes de las cámaras de seguridad de la STM) que al menos 40 personas vieron al hombre herido durante unos 16 minutos, que fue el tiempo que le tomó a los paramédicos llegar a la escena. Dos de las personas que lo vieron, de hecho, pasaron a sólo centímetros de su cabeza, según el reporte, que fue entregado en diciembre de 2014.

Sólo una persona se acercó y revisó los bolsillos de Hebrich. El forense presume que esta persona buscaba alguna pieza de identidad del herido. Sin embargo, no llegó a medirle el pulso ni realizó alguna otra acción.

Durante todo este tiempo, además de los pasajeros que circularon por la estación, al menos dos conductores del subterráneo vieron su cuerpo en el piso, con la cabeza muy cercana a los vagones que pasaban. Fue el tercero el que salió de su cabina y vio al herido, pero mantuvo distancia. Los anteriores no optaron por detener el servicio para saber lo que ocurría.

La STM indicó este viernes que practican una “cultura de mejoramiento, sobre todo en materia de seguridad”, al tiempo que aseveró que tomarán muy en serio las recomendaciones del juez de instrucción Jacques Ramsay.

Radil Hebrich era de origen argelino. De profesión arquitecto, se mudó a Quebec como miles de inmigrantes cada año, en busca de una mejor vida. Al momento de la muerte de Hebrich, la familia tenía cuatro años en Canadá.

La integración laboral fue cuesta arriba para Hebrich, quien atravesó un período de gran inestabilidad, en el que terminó viviendo en un refugio para sintechos. Para el momento del accidente ya había logrado tener una residencia, de acuerdo con la información que dio a La Presse la madre de sus dos hijos, quien lamentó que ni la STM y las autoridades policiales le hayan dado más información, con anterioridad, sobre las circunstancias en las que falleció Hebrich.