martes, 10 de febrero de 2015

Polémica en Ottawa por guardería que ofrece un “ambiente libre de vacunas”

Publicado en:
Canadá Portada
Por:
Temas:
Vacuna Rubeola

Foto: YouTube – NBC

El debate sobre las vacunas y la decisión de los padres de ponerlas o no a sus hijos llegó a Ottawa, pero no al Parlamento, sino a una guardería de la región de Orleans, en la capital canadiense.

Una pareja dueña de una guardería está recibiendo fuertes críticas por el concepto que promueven: una guardería exclusiva para niños que no han sido vacunados.

Paapa y Melissa Abekah dicen que decidieron no vacunar a su hija luego de investigar sobre los efectos negativos de las vacunas. Sin embargo, en una entrevista con la cadena CBC señalaron que es una decisión personal y entienden y respetan a los padres que sí deciden vacunar a sus hijos.

Pero como los Abekah existen muchas otras familias, las cuales han aprovechado este nuevo “servicio” de cuidado de niños en un ambiente “libre de vacunas”, lo cual está generando una gran polémica en la capital del país.

VER MÁS – Blogs NM: Hay problemas que no son tan del Primer Mundo

Los Abekah dicen que los niños que son vacunados van a “transportar” el virus, lo cual podría poner en riesgo a otros niños. La Oficina de Salud Pública de Ottawa dice que este argumento no es válido.

El organismo municipal señala que si bien es cierto que las vacunas contiene los virus de las enfermedades que buscan combatirlo, estos se encuentran en pequeñas proporciones, capaces de generar los anticuerpos en el niño pero no lo suficientes para ser contagiosos.

Hasta el momento no se ha determinado si la guardería que administra esta pareja, ubicada en el sector de Orleans, cuenta con la licencia de la alcaldía. Los locales que están registrados con las autoridades de salud deben cumplir las leyes que rigen esta práctica y que incluye asegurar que los niños han sido vacunados, a menos que tengan una excusa documentada, así sea médica o religiosa.

Los Abekah dicen que lo único que piden a los padres es firmar un documento en el que dan su consentimiento sobre dejar a sus hijos en un ambiente “libre de vacunas” y asegurar también que no han sido vacunados en el pasado.

Este debate ocurre luego de la polémica desatada en Estados Unidos ante el auge de un movimiento de padres en contra de las vacunas, el cual ha sido promovido por la presentadora Jenny McCarthy. De igual forma, ocurre en momentos en que un brote de rubeola se registró en Toronto.

Las autoridades han manifestado su temor a que la enfermedad se expanda aún más si los niños no están vacunados.