miércoles, 4 de marzo de 2015

Harper propone proyecto de ley para negar la libertad condicional a ciertos homicidas

Publicado en:
Canadá Portada
Por:
Temas:
Stephen Harper primer ministro de Canadá

Foto: Captura de pantalla / CBC

Este miércoles, el primer ministro canadiense, Stephen Harper, presentó un proyecto de ley que pondría fin a la posibilidad de libertad condicional para aquellos condenados a prisión por asesinatos vinculados a casos de agresión sexual, secuestro, terrorismo, un policía u oficial de correccional y a una brutalidad particular.

La información la dio a conocer el Primer Ministro desde Scarborough, Ontario, acompañado por el ministro de Justicia, Peter MacKay.

En la actualidad, quienes son hallados culpables y condenados por homicidio en primer grado enfrentan automáticamente cadena perpetua sin oportunidad de tener libertad bajo palabra por los primeros 25 años de su condena.

Harper aseveró que el ministro MacKay presentará un proyecto de ley la semana entrante que mantendrá a quienes el mandatario llama como “los criminales más atroces de Canadá” tras las rejas, de por vida, con pocas probabilidades de obtener esa libertad condicional.

El primer ministro indicó este miércoles que aquellos condenados por crímenes con los delitos mencionados anteriormente podrían, voluntariamente, pedir por su libertad, pero no antes de al menos haber purgado 35 años de su pena.

Según los datos que maneja el contralor en materia de prisiones de Canadá, Howard Sapers, 99% de las personas que estuvieron libre por un día -bajo palabra-, el año pasado, no cometieron delito alguno y 97% de quienes se beneficiaron con un total libertad condicional, tampoco cometieron crimen alguno.

Sapers reconoció este miércoles a CBC que, a pesar de ello, ha habido casos en el que los reos condenados a la cárcel de por vida, han vuelto a asesinar, aunque reconoció que es difícil de debatir al respecto en términos de estadísticas.

Al primer ministro se le preguntó si el gobierno aumentará los fondos para la manutención de los reos, a lo que Harper respondió que  siempre han tenido ese objetivo, aseverando que la legislación propuesta generaría un costo mínimo al sistema judicial. “Estamos lidiando con un número pequeño de criminales (…) en algunos casos esos costos serán compensados por el hecho de que habrá menos cantidad de personas atendiendo a audiencias”.

Según los datos del contralor de prisiones, la manutención anual de un reo asciende a $110.000 y para una mujer el costo casi se duplica.

El mes pasado el ministro MacKay indicó que el gobierno conservador estaba estudiando los límites constitucionales para presentar el proyecto de ley, aseverando que “todo lo que hacemos, lo hacemos a través del lente de la Carta Canadiense de los Derechos y Libertades”.

John McKay, parlamentario por el Partido Liberal que representa la circunscripción de Scarborough-Guildwood, aseveró que Harper se presentó en este lugar para “anotarse unos puntos políticos”.

Para McKay, el Primer Ministro se presentó para “avivar las llamas y el temor sobre los crímenes”.

Según el miembro parlamentario, Harper tiene “una paranoia con los criminales, a pesar de que las tasas de criminalidad en el país han caído”.