viernes, 6 de marzo de 2015

Grupo de estudiantes de la UQAM rechaza una huelga y denuncia la “falta de democracia”

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:
Estudiantes tienen el apoyo de dos sindicatos de trabajadores de Quebec

Foto – Archivo: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

Varios grupos estudiantiles, así como también sindicales, han prometido una “primavera caliente” en rechazo a las medidas de austeridad del gobierno de Quebec. Sin embargo, un grupo de estudiantes recientemente alzó la voz en rechazo a cualquier eventual paralización de actividades.

Esta semana una carta fue publicada por un grupo de más de 120 estudiantes de la Université du Québec à Montréal (UQAM), en la que se oponen a una huelga y piden a la directiva de la universidad tomar las medidas para asegurar que los cursos sigan en marcha.

Los estudiantes son en su mayoría de ciencias políticas y derecho. Según explicaron en el texto, están en contra de una nueva paralización de las clases por motivos ideológicos. Pero sobre todo están en contra del método que ha adoptado “una minoría” para tomar las decisiones en nombre de todos.

“La voluntad de ir o no a huelga debe reflejar la voluntad de la mayoría real de los miembros afectados. Por tanto, es necesario obtener el voto favorable de parte de la mayoría de los dos tercios de los miembros presentes en la asamblea para poder modificar el modo de escrutinio y pasar de un voto a mano alzada a un referéndum”, señala el texto.

De igual forma, consideran que realizar las votaciones únicamente en las asambleas de estudiantes no toma en cuenta la dinámica de la universidad, en la que varios estudiantes tienen que lidiar con un trabajo y sus familias, lo que limita su tiempo.

Así mismo, denunciaron ciertos vicios a la hora de realizar los votos, limitando el acceso a las salas y señalando faltas a la hora de asegurar que sólo los estudiantes registrados están votando.

Según este grupo de más de 120 estudiantes, las decisiones, las cuales afectan a miles de estudiantes, están siendo tomadas por menos del 20% del universo universitario.

El texto también critica lo que ha sucedido en la UQAM en los últimos meses y el tono que ha tomado el debate político.

Hoy tenemos que decir STOP! Ya es suficiente que una minoría tome como rehén la transmisión del saber. Ya basta que ver nuestros diplomas denigrarse y ver nuestros muros cubiertos de odio. Ya basta de obedecer a un sistema que no toma en cuenta la voz de las personas en una situación difícil. Ya basta de esta falta de democracia. La política no puede hacer rehén al saber”.

Esta publicación aparece a pocos días de que se realice una votación sobre la legitimidad de dos asociaciones estudiantiles de la UQAM, la de ciencias políticas y derecho y la de ciencias humanas. Ambas habían sido cuestionadas ante la directiva de la universidad por considerar que estaban actuando de manera arbitraria y sin el apoyo de la mayoría de los estudiantes que representan.

Todo esto se enmarca en los movimientos que buscan aumentar la presión sobre el gobierno provincial ante la serie de recortes que han adoptado para equilibrar las finanzas públicas. Muchos grupos estudiantiles, con el apoyo de sindicatos, han llamado a una serie de manifestaciones durante la primavera, una especie de reedición de lo ocurrido en el año 2012 y que terminó con un llamado a elecciones.