domingo, 8 de marzo de 2015

Activistas por los derechos de los trabajadores temporales preocupados por ley 8

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
Noé Arteaga trabajadores temporales Canadá

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

El caso de Noé Arteaga contra la empresa que lo contrató para trabajar en Quebec bajo el programa de trabajadores temporales extranjeros es bien conocido. Fueron cinco años de procesos judiciales contra Savoura, que finalmente le dieron la victoria a Arteaga, quien se dijo contento por haber demostrado ante un juez que su despido había sido injustificado.

A través de un comunicado de prensa, Noé Arteaga expresa estar preocupado por la aprobación de la ley 8, que modifica la Ley del Trabajo respecto a ciertos empleados del sector agrícola.

“Después de la adopción del proyecto de ley 8, los trabajadores no tienen la posibilidad de ser apoyados por un sindicato para demostrar los abusos de los cuales son víctimas. Muchos empleadores que recurren al programa de trabajadores temporales extranjeros cometen tales abusos”.

Los trabajadores, dice Arteaga, “no tendrán el mismo apoyo que yo tuve de parte del sindicato para demostrar  y probar, sobre todo, el abuso de ciertos empleadores que usan el programa”.

La ley 8 estipula que “el empleado o propietario de una explotación agrícola debe permitir el acceso a todo representante de una asociación de empleados que posea un permiso emitido por la comisión (encargada de tal fin) y a entrar al lugar donde los empleados están viviendo. (…) Una asociación de asalariados, un empleador, o una asociación de empleadores que estima que un derecho previsto en este capítulo no ha sido respetado puede presentar una denuncia ante la comisión”.

Para Arteaga y los activistas en favor de los trabajadores temporales “los empleados tienen derecho de reclamar mecanismos más rápidos y más eficaces para denunciar las violaciones de los derechos de las personas, para llevar (a las empresas o empleadores) ante la justicia en el caso de que se produzcan”.

Graves problemas financieros

Arteaga dice estar también preocupado por el hecho de que Serres Saint-Laurent, la empresa detrás de los tomates Savoura (que fue hallada culpable de discriminación y despido arbitrario), podría declararse en quiebra. El activista por los derechos de los trabajadores temporales se pregunta si parte de las reivindicaciones exigidas como compensación por su despido injustificado serán cumplidas por parte de la compañía.

Según un artículo de Radio-Canada la empresa se encuentra en graves dificultades financieras. De hecho, se amparó en una de las disposiciones de la Ley de Quiebras que le permitirá vender ciertos activos para pagar sus obligaciones. En total, la empresa suma una deuda de 16 millones de dólares, principalmente al RBC y al Banco Nacional de Canadá.

La compañía explicó que la producción continuará, así como la distribución de tomates.

Para Arteaga la situación actual de la empresa podría “poner fin a cinco años de procesos judiciales contra Savoura, por el despido injustificado de trabajadores guatemaltecos que vinieron (a Quebec) bajo el programa de trabajadores extranjeros temporales”.

Fue el pasado 11 de diciembre de 2014 cuando el tribunal de arbitraje reconoció que Savoura era culpable de discriminación arbitraria y de incumplimiento al artículo 15 de la Carta de Derechos y Libertades de Quebec, y le ordenó poner fin a estas prácticas.