martes, 10 de marzo de 2015

Rinden honores a soldado canadiense caído en Irak

Publicado en:
Canadá Portada
Por:
Temas:
soldado canadiense asesinado por fuego aliado

Foto: Captura de pantalla / CCB

El cadáver del sargento Andrew Joseph Doiron, el soldado que falleció por fuego aliado en Irak, ya se encuentra en territorio canadiense. Esta tarde se lleva a cabo la ceremonia de repatriación del cuerpo, en la base de Trenton, ubicada al este de Toronto.

El gobernador general de Canadá, David Johnston y el ministro de Defensa, Jason Kenney, participan en la ceremonia.

Una caravana llevará el cuerpo del sargento a través de la llamada “Highway of Heroes”, hasta Toronto, donde se realizará una autopsia.

Carolyn Stewart Olsen, senadora por la provincia de Nuevo Brunswick (de donde era originario Doiron) pidió este martes rendirle honores al sargento caído.

“El sargento Doiron es nuestra primera pérdida en la misión que se lleva a cabo en Irak y su sacrificio tiene un significado especial en la lucha actual contra el terrorismo”, dijo.

Agregó la senadora que “quisiera agradecer a la familia del sargento por dárnoslo, para que permanezca, por siempre, como uno de los hijos inmortales de Canadá (…) Lo traemos a casa con dignidad, con todo el honor que nuestro país puede dar…”.

Doiron fue herido y asesinado en lo que ha sido descrito como un incidente de “fuego aliado”, en la oscuridad de la noche, cuando su unidad de fuerzas especiales regresaba de un puesto de observación.

Los oficiales kurdos -aliados en la lucha contra el Estado Islámico- han culpado a las fuerzas canadienses por el incidente, pero los militares locales han negado dicha acusación.

En el enfrentamiento tres canadienses resultaron heridos; uno de ellos fue trasladado a Alemania y los otros dos permanecen en Irak, donde reciben tratamientos por heridas menores.

En el período de preguntas de la Cámara de los Comunes, el líder de la oposición oficial, Tom Mulcair, preguntó por qué las fuerzas kurdas no estaban al tanto de la presencia de los soldados canadienses en el frente.

Son, obviamente, circunstancias trágicas”, dijo por su parte el primer ministro, Stephen Harper, quien aseguró que todos los detalles son aún investigados.