jueves, 12 de marzo de 2015

Senado canadiense adopta moción sobre la situación en Venezuela

Publicado en:
Canadá Portada
Por:
Temas:
Raynell Andreychuk Venezuela Canadá Senado de Canadá

Foto: Captura de pantalla / Senado de Canadá

Este miércoles, el Senado canadiense se pronunció nuevamente por la situación que vive Venezuela, adoptando una moción que, a juicio de la senadora Raynell Andreychuk (Conservadora) “envía un mensaje muy claro”.

El documento fue presentado por la misma senadora en junio de 2014.

“Esta moción es particularmente oportuna hoy, en este período de crisis económica y social exacerbada en Venezuela”, dijo la Andreychuk a través de un comunicado de prensa.

La adopción de la declaración ocurre tres días después de que el gobierno de Barack Obama adoptara una orden ejecutiva en la que se declaró a Venezuela como “amenaza extraordinaria e inusual” y anunció la ampliación de sanciones concretas en contra de funcionarios y militares acusados de violaciones de derechos humanos, congelándole bienes en territorio estadounidense y la suspensión de visas.

Andreychuk, senadora por Saskatchewan, agregó que “al adoptar esta moción, los senadores canadienses se suman a los parlamentarios del mundo que piden a las autoridades de Venezuela políticas civiles, que contribuyan con todos los segmentos de la sociedad, para encontrar una solución política durable”.

El pasado 12 de junio de 2014, la senadora canadiense presentó la siguiente moción ante el Senado de Canadá:

El Senado de Canadá monitorea las tensiones continuas en la República Bolivariana de Venezuela e insta al Gobierno de Venezuela a:

  • Poner fin inmediatamente a los actos de violencia y de represión ilegales hacia los civiles, incluyendo las actividades de grupos civiles armados.
  • Establecer un diálogo serio e inclusivo que tome en cuenta la necesidad de:
  1. Restablecer el Estado de derecho, que comprende la independencia del aparato judicial y de las otras instituciones del Estado
  2. Respetar y proteger los derechos universales de las personas, entre ellos, la libertad de expresión y la libertad de prensa
  3. Tomar, rápidamente, medidas que combatan la inflación, la corrupción y la anarquía, para garantizar la seguridad y el bienestar de todos los venezolanos.

El Senado de Canadá invita igualmente a todos los partidos y los parlamentarios de Venezuela a:

  • Impulsar a sus militantes a que se abstengan de todo acto de violencia y de destrucción de bienes públicos y privados.
  • Se comprometan a tener un diálogo con el objetivo de encontrar una solución política a la crisis actual y sus causas.

En diciembre de 2014, la senadora Andreychuk reiteró su preocupación por el funcionamiento del sistema de justicia de Venezuela, aseverando que éste debería ser independiente. .

“Los venezolanos deberían poder contar con sus tribunales para conservar el Estado de derecho”, indicó en ese momento la senadora.

A finales del mes pasado, el ministro de Relaciones Exteriores de Canadá, Rob Nicholson, se pronunció ante la situación que atraviesa Venezuela y lamentó el asesinato del adolescente de 14 años, Kluiverth Roa.

El 21 de febrero Canadá se había pronunciado por la detención del alcalde metropolitano, Antonio Ledezma. Johanna Quinney, vocera oficial del ministro de Relaciones Exteriores del país,  indicó que “de manera consistente nuestro gobierno ha protegido y promovido la libertad, democracia, los derechos humanos y el estado de derecho alrededor del mundo”, a través de un correo electrónico enviado a Noticias Montreal (NM).

“Pedimos al gobierno venezolano que respete la democracia y que libere a todos los presos políticos, quienes han sido detenidos de manera arbitraria”, agregó la vocera del ministro Nicholson.

El gobierno de Stephen Harper ha sido uno de los más directos en su postura ante el gobierno venezolano que lideró Hugo Chávez y más recientemente Nicolás Maduro.

Hace un año, cuando en Venezuela inició un período de fuertes protestas que dejaron como saldo 43 personas fallecidas, más de 3.000 detenciones, en su mayoría estudiantes, con 2.000 enfrentando hoy procedimientos judiciales y denuncias de torturas, el Parlamento aprobó una moción sobre la situación de violencia. Entonces, luego de varios debates entre los pasillos de la Cámara de los Comunes, todos los partidos aprobaron por unanimidad la moción que fue presentada por el diputado Paul Dewar, del NPD, oposición oficial en Ottawa.