martes, 17 de marzo de 2015

Alcalde Coderre busca vía para que centro islámico ubicado en St-Laurent pueda seguir operando

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
Denis Coderre bandera del orgullo gay

Foto: María Gabriela Aguzzi V. / Grupo NM

A principios de este mes se conoció que un centro islámico que opera como espacio de culto en Saint-Laurent sería desalojado y que quienes están detrás del espacio podrían enfrentar severas multas. El alcalde de Montreal, Denis Coderre, asegura que trata de buscar una solución para que éste puede seguir operando.

Lo que ocurre es que el centro islámico está operando en un lugar que, por reglas de zonificación, no puede ser un sitio de culto. Como se recordará en Centro Islámico Al Andalous se encuentra en el bulevar Décarie, en el distrito Saint-Laurent. Sus propietarios tienen hasta el 3 de abril de este año para encontrar una solución, pues esa es la fecha en la que deberán cerrar sus puertas.

VER TAMBIÉN: 

El acalde Coderre, junto con Anie Samson, responsable de la seguridad pública del Comité Ejecutivo de la municipalidad de Montreal, se reunieron con los presidentes y representantes de varias asociaciones musulmanas, para discutir los problemas que puede generar la implantación de lugares de culto en la ciudad.

En esa reunión, celebrada el pasado 13 de marzo, Coderre se habría comprometido a encontrar una solución para que el centro pueda seguir funcionando como mezquita en Saint-Laurent.

Estamos en modo solución, hay algunas discusiones y el expediente progresa bien, porque trabajamos en conjunto con el distrito Saint-Laurent”, dijo un vocero oficial del alcalde a Journal Métro.

Fue 6 de febrero de este año cuando el centro recibió el aviso de infracción de las reglas de zonificación. Un mes más tarde, distintas asociaciones musulmanas hicieron llegar una carta al acalde Coderre para reunirse y tratar el tema.

Mientras tanto, desde el centro islámico se recogieron más de 1.000 firmas para pedir que éste pueda seguir operando. La carta firmada por los fieles del centro fue entregada al burgomaestre.

En este lugar se reúnen hasta más de 1.000 personas por día para rezar, a pesar de que las reglas de zonificación del sitio no permiten el establecimiento de espacios de culto.

Será necesario esperar la decisión de Coderre junto con las autoridades del distrito Saint-Laurent, para saber si finalmente el Al Andalous podrá seguir operando como lo ha venido haciendo hasta ahora.