martes, 17 de marzo de 2015

¿Guerra de tasas? El BMO baja su canon fijo a cinco años para hipotecas

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:
Venta vivienda Canada

Foto: María Gabriela Aguzzi V. / Grupo NM

El Fondo Monetario Internacional advirtió la semana pasada que el mercado inmobiliario canadiense sigue sobrevalorado y que puede representar una amenaza a la economía interna en el escenario de que aumenten las tasas de interés. A pesar de este contexto, el BMO dio el primer pasado para iniciar una “guerra” de tasas (que ya se ha dado en el pasado), al reducir su canon fijo a cinco años para las hipotecas de 2,99% a 2,79%.

Las grandes instituciones financieras del país habían ya reducido sus tipos de interés para créditos hipotecarios en enero, luego de que el Banco de Canadá anunciara que bajaba su tasa interbancaria (de referencia) como una especie de “seguro” ante la caída de los precios del petróleo. Las tasas de interés para hipotecas, hace dos meses, llegaron a ubicarse en 2,84%.

VER TAMBIÉN:

Ahora bien, esta decisión del BMO se da a pesar de que el banco central canadiense mantuvo su canon de referencia sin variación la semana pasada, lo que hace indicar que se trata de una movida para competir con otras entidades bancarias.

La “guerra de tasas” se da en un escenario de “combates” por las hipotecas, en un momento que puede ser no tan beneficioso para la economía canadiense, según señalan los analistas, quienes recuerdan que la deuda de los hogares canadienses sigue creciendo a niveles récord, avanzando más que el ingreso después de impuestos.

Los precios de las viviendas siguen avanzando en todo este panorama. The Globe and Mail reporta que en febrero el precio promedio de una casa (separada) superó el millón de dólares, un monto que es 9% al mismo mes de 2014.

El FMI advirtió la semana pasada que era necesario reforzar las reglas para las hipotecas, reiterando que el mercado inmobiliario canadiense tiene una sobrevaloración de entre 7 y 20%.

Los bancos, por su parte, aseveran que este sector se encuentra en buen estado, argumentando que hay un balance relativo entre la oferta y la demanda de viviendas, al tiempo que aseveran que los requerimientos para los préstamos son suficientes actualmente.